El Guppy – Poecilia

Los Guppys o Lebistes

Hoy en día hasta los niños conocen a los guppys “Guppy”, pero no siempre fue así. Los destinos del guppy y de os humanos comenzaron a entrelazarse hará unos 152 años. En 1856 la primero muestra preservada procedente de Venezuela enriqueció la inmensa colección del Museo de Berlín. Originario de un río de aquel país, el Guayre, cercano a la gran ciudad costera de Caracas. El ictiólogo Peters, que por entonces trabajaba en el Museo de Berlín, identificó en 1859 aquel pequeño pez como una especie desconocida científicamente y lo describió como Poeculia reticulata. Peters no le adjudicó ningún nombre común. Nombres que se conocen son Lebistes poeciloides (De Filippi, 1863), Lebistes reticulatus (Regan, 1913).

Familia: Pecílidos (Poeciliidae); Subfamilia: Poeciliinae; Orden: Cyprinodontiformes.

El género Poecilia se había erigido 58 años antes, de igual manera por científicos que trabajaban en Berlín, BOCH & SCHNELDER. El nombre deriva del vocablo griego poikilos, que tiene numerosos significados relacionados con los conceptos variedad”, “moteado” o “jaspeado”, que es quizás lo que más resaltó a los científicos. De ahí que Poeciilia se pueda traducir como “pez moteado o pez jaspeado”. La especie tipo del género es Poeciilia vivípara, que actualmente se mantiene muy raramente en acuario. El término vivípara significa “vivíparo, en referencia a que los alevines nacen vivos directamente de la madre’.

Clasificación:

Superclase: Pisces

Clase: Osteichthyes

Orden: Cyprinodontiformes

Suborden: Microcyprini

Familia: Poeciliidae

Subfamilia: Poeciliinae

Género: Poecilia (Bloch y Schneider, 1801)

Especie: Poecilia reticulata (Peters, 1859)

Son cuatro los géneros que forman la familia Poeciliidae:

Alfaro (Meek, 1912).
Priapella (Regan, 1913).
Xiphophorus (Heckel, 1848).
Poecilia (Bloch y Schneider, 1801).

Dentro del género Poecilia, y del subgénero Lebistes podemos encontrar las siguientes especies de Guppys salvajes:

Poecilia Lebistes amazonica (Garman, 1895).
Poecilia Lebistes branneri (Eigenmann, 1894).
Poecilia Lebistes parae (Eigenmann, 1894).
Poecilia Lebistes picta (Regan, 1913).
Poecilia Lebistes reticulata (Peters, 1859).
Poecilia Lebistes scalpridens (Garman, 1895).

Así fue como Peters denominó a su pez, – y el término latino es sumamente apropiado – “pez moteado con patrón en forma de red, dado que reticulata significa “reticulado’. Pero, en realidad, Peters no tenía ni idea del inmenso colorido del Guppy ¿Cómo, muy sencillo, la muestra que obtuvo Peters era una hembra, así que no sabía que había descubierto lo que posteriormente llegaría a ser una de las especies de peces más populares en el mundo por su espléndido colorido.

El hecho de que los machos fueran inicialmente desconocidos también explica porqué Günther, colega de Peters, trabajando en el Museo Natural de Historia en Londres, describió nuevamente el pez en 1866 como una especia aparentemente nueva a partir de muestras procedentes de Venezuela y Trinidad. Denominó la especie como 6irardinus guppii en honor de la persona que había realizado su colecto y le había remitido dichas muestras- el reverendo Guppy, un sacerdote que ejercía su ministerio en Trinidad, o al menos así rezo la historia.

La llegada del Guppy al acuario

Las primeras importaciones a Europa llegaron a Alemania en diciembre de 1908, procedentes de Venezuela (como Poecilia reticulata), importándose, posteriormente en 1909, más guppys desde Trinidad (como irardinus guppii) y Barbados (como Poecilia poecilioides).

En poco tiempo los guppys llegaron a ser una apreciada especie exótica que incluso los principiantes podían costearse. Una vez que se supo que las tres formas conocidas se correspondían con una única especie, no había mayor interés en preservar líneas puras. Se consiguió que los guppys, ya sumamente variables en estado salvaje, llegaran o ser incluso más atractivos y que sus aletas presentaran una mayor diversidad mediante el cruce con formas locales. En una fecha tan temprana como 1910 ya había noticias de guppys con grandes aletas dorsales y caudales, y con espadas’ con origen en la zona inferior de la aleta caudal. En 1918 ya se conocían, o se empezaban a desarrollar, la mayor parte de las distintas formas de aleta caudal que hoy disfrutamos. Los guppys dorados aparecieron en 1933 / 1934. El Guppy con el tipo de cola delta, tan popular hoy, se conoce desde los años cincuenta, después de esta breve revisión histórica, es hora de volver al presente.

¿Acuario grande o pequeño?

Los aficionados a los acuarios suelen decir “un acuario nunca es demasiado grande”, Pero, ¿cómo es esto? Bueno, la razón principal es que el agua es más estable, químicamente hablando, cuanto mayor es el volumen del acuario. Expresándolo de otra manera podríamos decir que un acuario grande suele dar menos trabajo que un acuario pequeño.

Muchos principiantes y algunos que no son verdaderos aficionados suelen pensar que los peces se sienten prisioneros al vivir en un acuario pequeño. Pero en realidad no es así. Comparado con la naturaleza, incluso el más grande de los acuarios no es más que un pequeño charco. Por otro lado, el concepto de libertad para los peces, como para otros animales, carece de significado biológico. Sólo el género humano tiene un innato desea de “libertad” pero incluso así, este concepto no tiene un significado único, Tan sólo pregunte a 10 personas de su entorno, qué es lo que entienden ellos por “libertad”. Con toda probabilidad obtendrá 10 respuestas diferentes. En realidad, la búsqueda de la libertad es uno de las recetas del éxito evolutivo del ¡nombre. No es ni más ni menos que un sentimiento de descontento con las circunstancias personales individuales a consecuencia del cual la persona afectada exploro con la ntenci6n de cambiar la situación que no le gusta. Gracias a su ingenio el hombre podrá adaptar el entorno a sus necesidades y sobrevivir, literalmente, en cualquier lugar.

Por el contrario los animales, incluyendo a los peces, carecen de la capacidad de adaptar el entorno a sus necesidades. Los animales dependen, para bien o para mal, de su poder de adaptación a las condiciones ambientales en las que viven. Un bienio, por ejemplo, que decidiese abandonar su troglodítica vida y copiar el estilo de vida “libre” de un arenque sólo sobreviviría unas horas. Así qué, los animales no son realmente “libres”. Por lo tanto la pregunta ¿acuario grande o pequeño? no tiene nada que ver con la cantidad de espacio disponible que un pez tiene en la naturaleza. En la práctico la pregunta que el acuarista debería hacerse es: “¿La especie que quiero mantener colonizaría mi acuario Si éste estuviera en la naturaleza?”

Las diferencias más importantes que existen entre un acuario óptimo y la naturaleza son que en el acuario: no existen enemigos, no hay competición, no existen catástrofes naturales (sequías, inundaciones, etc.) pues el acuarista se encarga de ello.

El tamaño del acuario estará entonces más relacionado con el tamaño del pez pero sobre todo con su comportamiento. Para depredadores inactivos, que pasan el día entero inmóviles esperando a su presa, la longitud del acuario debe ser de tres veces la de su cuerpo, y la anchura de dos veces su longitud. En cambio para peces activos que viven en cardúmenes la regla teórica será de una longitud 10 veces superior a la de su cuerpo por una anchura de 5 veces su longitud. Finalmente, el número de peces también debe ser tenido en cuenta. Y una vieja regla que aún sigue vigente recomienda al menos dos litros de agua por cada centímetro de longitud de pez.

Si usted está pensando en instalar un acuario, por favor tenga en cuenta siempre sus necesidades de mantenimiento, Cada acuario requiere un cambio parcial de agua semanal o quincenal de un 10% o un 25% de su volumen total. Esto elimina muchas sustancias contaminantes del acuario así como los productos de desecho acumulados en los procesos metabólicos de los peces, a la vez que repone los elementos trazan agotados. Pero esto significa que para un acuario de 1000 litros hay que mover entre 200 y 500 litros de agua cada vez (100-250 litros que hoy que sifonar y extraer del acuario y otros tantos para rellenarla). Los aficionados recién llegados a este pasatiempo deberían comenzar con acuarios de 150 -300 litros de capacidad. Un tanque de estas dimensiones proporcionará un volumen de agua estable, químicamente hablando, y es un buen tamaño para casi todos los tipos de peces de acuario disponibles en los comercios.

Química del agua

Aunque usted ya tenga conocimientos de química, no vendrán mal algunas nociones básicas para acuaristas.

En primer lugar está la dureza del agua. Muchas personas han oído que es la responsable de la obstrucción de las calorías. El concepto de dureza del agua surge en la industria del lavado y se usó originalmente para cuantificar la cantidad de detergente necesario para realizar un lavado efectivo. Más tarde se descubrió que la cantidad de sales de calcio y magnesio disueltas en el agua eran las 4’esponsables de los mayores o menores requerimientos de jabón. Los términos “dura o blanda” provienen de la sensación que produce el agua con jabón al entrar en contacto con la piel, desde el pulitó de viste de un acuarista es principalmente portante la llamada “dureza de carbonatos” (KH, expresada en grados) Es una medida del contenido de carbonatos de calcio y de magnesio que reaccionan con ácido carbónico para formar bicarbonato de calcio y magnesio, como estas sustancias son químicamente inestables juegan papel importante en el acuario, Ambas reaccionan con el acido carbónico y pueden ser problemáticas “per se” y especialmente para los llamados peces de aguas blandas que prácticamente nunca los encuentran en la naturaleza, también hay otros compuestos de calcio y de magnesio en la naturaleza, los cuales sin embargo, son bastante estables químicamente y no tiene importancia practica. Se denominan “dureza n o carbonatada.


El equilibrio biológico en el acuario

Es imposible lograr el verdadero equilibrio biológico en el acuario, esto se debe tener claro desde el principio. La cantidad de nutrientes extraños (en forma de comida para peces.) es simplemente demasiado grande. Uno puede – y debe no obstante intentar crear un ambiente estable en el acuario que deber ser mantenido mediante cambios parciales de agua y con la limpieza del filtro,

El requisito básico previo para lograr un ambiente estable en el acuario es el uso inicial de agua de una calidad siempre constante, Esto significa que el agua utilizada para los cambios debe ser idéntica en dureza y pH a la del acuario. Piense detenidamente en esto antes de decidir “fabricar agua especial en su casa en lugar de usar el agua normal del grifo. Ya que tendrá que prepararla usted mismo, una semana si otra semana no.


El agua adecuada para el acuario

Los guppys son peces extremadamente adaptables que pueden vivir en las más variadas condiciones de agua. Pero – y este un gran inconveniente – esto se aplica principalmente al guppy como especie, más que a cualquier individuo en concreto.

Dado que éste es un tratado más práctico que filosófico, brevemente: como regla general, se pueden mantener y criar guppys con éxito cualquiera que sea el tipo de agua que sale del grifo de su casa. Al mismo tiempo, los problemas son más probables en aguas blandas que en aguas duras. Sobre todo, los guppys son excepcionalmente poco tolerantes a las variaciones de pH, que, por supuesto aparecen más rápidamente en aguas blandas que en duras. Si fuera posible, debe intentar comprar sus guppys en un comercio cercano, existiendo entonces una alta probabilidad de que su agua tenga una composición semejante a la suya. Si usted tiene en su casa un tipo de aguo blanda, entonces le aconsejo seriamente instalar un difusor de aire en su acuario. Esto, al menos, reducirá la probabilidad de sufrir variaciones bruscas de pH causadas por el dióxido de carbono durante la noche


La alimentación

Los guppys son, por naturaleza, omnívoros, y pueden digerir tanto alimento vegetal como animal. Como regla general, un buen alimento en escamas será la base principal de la dieta en acuario. Es justo decir que cualquiera de los alimentos en escamas existentes en el mercado es adecuado. Sin embargo, habitualmente se cometen varios errores graves con este tipo de alimento – por parte del acuariofilia, no del fabricante. Para que la comida mantenga íntegro su valor nutricional debemos tener especial cuidado con la forma de almacenarlo, debe mantenerse fresca, seca, y en ausencia de luz. Algunos de los ingredientes de los alimentos en escomas, absolutamente esenciales para la nutrición de pez, se degradan fácilmente – vitaminas, ácidos grasos insaturados y otras sustancias se ven afectadas adversamente por el oxígeno, la luz, y por la humedad. Una vez abierto el envase, el contenido se debe utilizar en un período de dos semanas. De ahí que comprar cantidades importantes a granel proporcione una sensación falsa de economía. Si se utiliza un alimentador automático, debe rellenarse con alimento fresco todos los días. Alimente con la cantidad exacta que sea consumida por completo por todos los peces en los siguientes cinco minutos. Los guppys no tienen un estómago grande, por lo que sería mejor alimentarlos tres o cuatro veces al día.

De hecho existe diferencia entre sexos a este respecto. A diferencia de las hembras, los guppys machos pueden saciar más rápidamente sus estómagos. Esto viene dictado principalmente por su conducta – los machos gastan mucho tiempo y energía en el cortejo – por lo que les queda muy poco para la alimentación. Sirva como contraste, que las hembras pasan todo el día alimentándose.

Los guppys disfrutan mucho con las diferentes comidas congeladas altamente nutritivas existentes en el mercado. Particularmente, la larva roja de mosquito, la larva de cristal y la larva de mosquito, además de los Cyclops (copépodos) y de la Artemia salina adulta. Una comida al da debería realizarse con este tipo de alimento.

Los gusanos, tipo Tubifex, se deben utilizar espaciadamente y con precaución, dado que son muy ricos en grasas y, por tanto, poco saludables si se añaden con frecuencia a la dieta. El Tubifex siempre debe ser muy bien lavado, ya que es una importante fuente de contaminación y envenenamiento tras ser consumidos por los peces.

Los nauplios de Artemia (ver el capítulo: “La cría de Artemio”) son un manjar especial para guppys grandes y pequeños, que nunca parecen tener suficiente. Cuando se alimentan alevines, al menos una vez al día se les debería proporcionar nauplios de Artemia en la dieta.

Las enfermedades

Como cualquier ser vivo, los guppys pueden sufrir una gran variedad de enfermedades. Resulta aconsejable tener siempre a nuestra disposición una serie de medicinas para realizar, rápida y eficazmente, el tratamiento indicado ante algunas de las enfermedades más comunes del pez.

La instauración de una enfermedad casi siempre se evidencia mediante un llamativo cambio en la conducta del individuo. Si el guppy nada lánguidamente en un rincón del acuario, se desplaza con movimientos erráticos, come poco, y repliega sus aletas, entonces nos encontramos ante evidentes sea les para estar alerta. A menuda, en esta etapa temprana de la enfermedad todavía es posible estimular la respuesta inmune natural del pez mediante l realización de un importante cambio de agua y elevando lo temperatura normal del acuario unos 3 – 4 °C. Muchos parásitos de peces mueren o se debilitan seriamente a temperaturas que rondan los 30 °C Pero cuidado, a tan altas temperaturas es esencial observar el pez muy de cerca. Se debe colocar siempre un difusor aire cuando la temperatura alcanza estos niveles. La capacidad de absorción de oxígeno por el agua decrece a medida que aumenta la temperatura. Paradójicamente, las temperaturas altas pueden conducir a toxicidad por exceso de oxigeno disuelto en el agua si el acuario está muy densamente plantado. A tan altas temperaturas, se incrementa la fotosíntesis en las plantas. Un difusor ayudará ante cualquier eventualidad.

Durante el periodo que dura el tratamiento, la temperatura no debe descender por la noche. Puesto que los peces enfermos ingieren una menor cantidad de alimento, se les debe suministrar comida en menor cantidad para evitarles un perjuicio adicional por un empobrecimiento de la calidad del agua en caso de que dichos alimentos no fueran consumidos. El método más importante para el tratamiento de las enfermedades de los peces es la prevención! Esto incluye, por supuesto, rio solo los trabajos de mantenimiento periódicos del acuario, sino también la cuarentena de los individuos nuevos. Nunca introduzca inmediatamente un pez recién adquirido en una población ya establecida. Todo pez es, en potencia, portador de patógenos, Esto no es un problema o un tallo de criador o del comerciante, es simplemente que las cosas son así. La capturo, el transporte, y la aclimatación a diferentes condiciones de agua son situaciones altamente estresantes, con efectos negativos sobre el pez. Todo esto puede conducir al inicio de un proceso infeccioso, que el pez hubiera abortado con facilidad previamente mediante la activación de su propia respuesta inmune.

Por otro lado, los peces que nadan en nuestros acuarios también son portadores de patógenos. Las nuevas adquisiciones, en su actual estado debilitado, pueden llegar a infectarse fácilmente e incluso caer gravemente enfermos. La única manera segura de evitar el peligro es mantener un pequeño acuario extra, un tanque llamado de cuarentena. Para guppys este acuario puede ser bastante pequeño, con 40 cm de largo será perfectamente válido. Siempre deberíamos llenarlo con agua del acuario principal. Un termocalentodor y un pequeño filtro interno completarán el conjunto. No se preocupe del sustrato o de las plantas, pues no serán más que un inconveniente en un tanque de cuarentena. No se utilizará ninguna medicina a moda de profilaxis en el tanque de cuarentena. Con suerte, los peces recién adquiridos se recuperarán rápidamente del estrés al que han sido sometidos y no caerán enfermos. El único requisito consistirá en controlar los parámetros del agua regularmente en el tanque de cuarentena. Si, tras dos semanas, los peces no muestran signos externos de enfermedad, entonces podrán transferirse al acuario principal.

Si, por el contrario, fuera necesario un tratamiento, el acuario de cuarentena ofrece muchas ventajas. Primero, en un tanque pequeño se requiere menor dosis del tratamiento elegido. En segundo lugar, el cambio de agua necesario después del tratamiento es rápido y fácil de realizar. Como tercera ventaja, el tratamiento se puede administrar con más precisión, dado que la presencia de sustrato, plantas, y también la existencia de un filtro grande puede acelerar considerablemente la degradación de los principios activos de la medicina, Y cuarto, los efectos colaterales indeseables de algunas medicinas (presencia de caracoles muertos, plantas dañadas, intolerancia de algunos compuestos activos por alguna especie de pez) son irrelevantes en el tanque de cuarentena.

Nos es imposible enumerar aquí todas las enfermedades a las que pueden sucumbir los guppys, pero, si usted está interesado, hay una enorme bibliografía dedicada a las enfermedades de los peces. Sin embargo, hay varios procesos especialmente comunes y que todo acuariófilo debería conocer.

Primero, está la famosa enfermedad del punto blanco (Ich). Si el guppy exhibe puntos blancos del tamaño de una cabeza de alfiler en cuerpo y aletas, esto será, con toda probabilidad ichthyophthirius. Hay muchos tratamientos efectivos para este patógeno disponibles en el comercio especializado. El tratamiento se verá potenciado si incrementamos entre 3 y 4°C la temperatura del aguo del acuario. El ciclo biológico de este parásito implica una fase natatoria libre en busca de nuevos huéspedes. La eliminación del parásito en esta fose es la base del éxito del tratamiento.

Síntomas semejantes caracterizan “la enfermedad del terciopelo”, una enfermedad parasitaria común, pero esta vez los puntos son muy pequeños, tanto que, a menudo, el cuerpo del guppy parece tener una capa aterciopelada. Esto es causado por Piscinoodinium, más conocido como Oadinium, de igual manera, hay numerosos tratamientos disponibles. Bebido a que con frecuencia el parásito ataca inicialmente las branquias, una respiración agitada conjuntamente con una conducta apática son los signos iníciales de la enfermedad que debemos considerar. Pero cuidado, un envenenamiento por nitritos causa síntomas semejantes! Por eso se debe efectuar una medición del nivel de nitritos antes de realizar el tratamiento.

La enfermedad causada por Columnaris es una infección bacteriana, que igualmente se manifiesta en el pez como una capa aterciopelada. Los peces afectados se muestran tímidos, nadan con movimientos erráticos, y con las aletas plegadas sobre el cuerpo. También existen medicaciones disponibles en comercios especializados para paliar la enfermedad.

Otras enfermedades bacterianas, tan temidas, son desgraciadamente comunes y difíciles de combatir. Se manifiestan de varias maneras. A menudo las aletas se deshilachan, aparecen con estrías rojizas y hemorragias por el cuerpo. El tratamiento más efectivo se realiza mediante el uso de antibióticos, que se deberían administrar, única y exclusivamente, bajo la supervisión de un veterinario. El tratamiento con antibióticos no está exento de peligro para el aficionado, y nunca debería emprenderse – y esto no es una advertencia sin sentido – por cuenta propia.

Las enfermedades bacterianas también se pueden combatir sin utilizar sustancias químicas, simplemente optimizando las condiciones del entorno: mejorando la calidad de agua, proporcionando alimento sumamente nutritivo de fácil digestibilidad (especialmente nauplios de Artemia), y administrando calor, el cual mejorará la respuesta inmune del pez. Las enfermedades bacterianas son generalmente el resultado de la presencia anterior de unas condiciones más desfavorables, desarrollándose únicamente cuando el pez se muestra debilitado por otros factores primarios. En estos casos, los patógenos causantes son con frecuencia bacterias normalmente inocuas responsables de lo descomposición de la materia orgánica muerta tanto animal como vegetal. La reducción de la población de microorganismos en el agua mediante un esterilizador de UV es un buen método profiláctico. Ante el advenimiento de una infección bacteriana, siempre debemos buscar la causa origen. ¿Ha fluctuado el pH siguiendo el ciclo noche y día? ¿Hay algún pez alborotador en el acuario, causa continua de molestias y estrás? ¿Podría haber una insospechada infestación parasitaria? ¿Funciona adecuadamente el filtro? ¿Se han efectuado regularmente los cambios parciales de agua cada semana?

En estado salvaje, los guppys resultan afectados con frecuencia por parásitos del género Gyrodacylus. La alta morbilidad existente puede llegar a alcanzar hasta el 50% de los guppys salvajes. No obstante, un estudio demuestra que la Carga parasitaria en peces salvajes capturados es relativamente pequeña (cerca de 10 parásitos por individuo), en cambio la mortalidad en guppys artificialmente infectados con la enfermedad alcanza hasta el 50%. En realidad algo parecido debe ocurrir en la naturaleza. El recuento de un número bajo de parásitos se puede explicar fácilmente por el hecho de que los individuos gravemente afectados morirán rápidamente o caerán víctimas de los depredadores – sobreviviendo los peces resistentes cuya respuesta inmune a los parásitos es suficiente para limitar su proliferación.

Bajo condiciones de acuario, las infestaciones por y rodactylus juegan un papel secundario, He incluido este ejemplo más bien para mostrar de forma sencilla cómo las parasitosis actúan como un control biológico importante en los guppys que viven en estado salvaje. Sin embargo, el ejemplo demuestra también muy agradablemente que los mismos principios que se aplican en la naturaleza se pueden extrapolar a las condiciones existentes en el acuario. Los peces pueden resistir un cierto nivel de parasitación sin llegar a enfermar. Sólo cuándo se establecen unas condiciones estresantes (falta de alimento, el estrás del conjunto, los enemigos, unas condiciones ambientales inadecuadas, etc.) se debilitará el pez y la infestación parasitario, inocua hasta entonces, se puede convertir en una enfermedad mortal. Algún aficionado experimentado puede quizás preguntarse porqué la sal de cocina rio se menciona aquí como un tratamiento para muchos enfermedades de los peces. Hay una razón. Investigaciones recientes por criadores de peces en Singapur (una auténtica potencia en la cría moderna del guppy) indican que la sal de cocina en el agua puede incrementar significativamente el desarrollo del parásito Tetrahymena. Así que la adición de sol de cocina (o de mar) puede ser causa del posterior desarrollo de otra enfermedad en los guppys! Yo, por lo tanto, recomiendo que el uso de sal, bien como medicación o bien como método profiláctico (algo muy frecuente), debería evitarse hasta que la cuestión se haya clarificado.

Su comportamiento

Los guppys son peces gregarios que viven en grupos y exhiben un comportamiento muy interesante. Se ha mencionado ya, en el capítulo “La alimentación del guppy”, que machos y hembras muestran pautas diferentes de conducta en lo referente a la alimentación. Prácticamente, los machos ocupan todo su tiempo en cortejar a las hembras y competir entre ellos, de ahí que gasten relativamente poco tiempo en su propia alimentación, procurando saciarse de comida cuando surge la oportunidad.

Las hembras, por otro lado, necesitan aprovisionarse para la siguiente generación, y eso sólo tiene un significado: comer, comer, comer. El alimento escaseo en la naturaleza, y el periodo de gestación representa un tiempo dii y de gran consumo energético paro ellas, únicamente las hembras sanas y bien alimentados tienen una oportunidad de resistir a los patógenos potenciales y escapar de los depredadores. Y la mejor manera de asegurar la supervivencia de las crías en su vientre es ingerir tantas calorías como les sea posible.

Las hembras crecen apreciablemente más que los machos, y por lo tanto, requieren más alimento desde el inicio para alcanzar un completo desarrollo corporal.

El comportamiento durante el cortejo es complejo y su observación muy interesante. Comienza con un patrón de durante esta primera fase del cortejo, un comportamiento típico del macho es el toque frecuente con la boca de la región ventral inferior de la hembra. Posteriormente, el macho se posiciono frente a la hembra manteniendo la disposición de aletas plegadas sobre su cuerpo. Todas estas acciones sirven conducta que incluye la búsqueda activa de una hembra a la que cortejar. Una vez encontrada la potencial pareja, se inicia la primera fase del cortejo en la que el macho se “presentad’ a sí mismo. Esto implica perseguir y acosar a la hembra con las aletas plegadas, nadando por encima, por debajo, pero siempre muy cerca de ella para estimular sexualmente a la hembra. Si resulta agradablemente impresionada por tanto despliegue, lo demuestra con una natación pausada, pudiendo comenzar en este momento la denominada fase dos del cortejo.

Pero si ella huye lejos del mocho, la representación debe comenzar de nuevo desde el principio, durante la fase dos, el macho busco situarse en una posición de enfrentamiento cabeza con cabeza con la hembra. Entonces realiza los llamados saltos del cortejo, moviéndose hacia atrás y alejándose de la hembra, para después esperarla con sus aletas nuevamente plegadas. Esta fase del cortejo permite que la pareja se sincronice, ya que la hembra no debe efectuar ningún movimiento brusco en el momento crítico de la cópula. A los saltos que se producen durante el cortejo le sigue la señal para realizar la cópula. En este momento el macho se posiciona enfrente de la hembra con sus aletas completamente desplegadas, y adopta una postura en forma de “5” con su cuerpo. La cópula, en sí misma, dura sólo un segundo con el macho nadando hacia la hembra y situándose en un determinado ángulo por debajo de la misma con su gonopodio (órgano copulatorio) extendido hacia delante.

Los guppys no forman parejas estables. Se reproducen con cualquiera que esté dispuesto.

Es interesante comprobar que los elementos básicos del cortejo de guppy son innatos en cada individuo, pero se ven modificados por la experiencia adquirida en el curso de la propia vida del pez. Si observa detenidamente sus guppys, advertirá que se producen ambos tipos de cortejo, bueno y malo. ¡Algunos machos nos muestran un cortejo “de libro’, mientras otros aprenden sus propios métodos!

Los guppys son agudos observadores. Aprenden y adoptan elementos del cortejo que han visto previamente en otros machos. Y hay algunos individuos un tonto pícaros que se encuentran a la espera, que observan el cortejo de otros machos para acechar e intentar copular con la hembra tan pronto como ella responda a los estímulos, expulsando al primer macho que inició el cortejo y robando el fruto de su trabajo.

. . . son tan humanos!

No es muy aconsejable observar el comportamiento animal camparánd0lo con el humano, ya que de esa manera será imposible su correcta comprensión No obstante, hay muchas líneas paralelas entre el comportamiento del guppy y determinadas conductas humanas que a menudo nos hacen esbozar una sonrisa.

Tomemos como ejemplo a la hembra de guppy. Las hembras jóvenes e inexpertas responderán a casi cualquier estímulo (léase cortejo) al que se vean expuestas. Los hembras más viejas y experimentadas no. Entre los guppys hay hembras que toman la decisión de aparearse o de no hacerlo, Y sólo los machos más atractivos tendrán una oportunidad con las damas maduras. ¿No nos suena esto?

Por otro lado, observemos al macho de guppy. Ellos no escatiman esfuerzos, se lucen, presumen de su fortaleza, y toda por ganar el favor de una hembra e incrementar sus oportunidades de distribuir su esperma y, con él, sus genes. Pero, aunque llegara a copular, un guppy macho nunca sabrá si es su esperma el que dará como resultado la siguiente generación de alevines. Esto es debido a que, tras la cópula, las hembras son capaces de almacenar en su interior el esperma no utilizado y éste permanecerá viable un cierto tiempo, de todas maneras, si existen buenos machos disponibles, las hembras prefieren el esperma más fresco y reciente por lo que los machos siempre mantienen sus esfuerzos para intentar aporrearse. ¡La esperanza es lo último que se pierde,…!

También entre los guppys, tanto los machos como las hembras responden a las apariencias. 1-lay unas manchas negras, un tanto especiales, consideradas como “atractivas’, En las hembras encontramos la denominada mancha grávida, que atrae a los muchos como por arte de magia (no tiene nada que ver con lo gestación, puesto que también la tienen las hembras vírgenes). En los machos se pueden visualizar trias manchas negras que Contrastan enormemente con los elementos anaranjados de su Coloración condicionando y dirigiendo la elección de las hembras.

Cuanto más intensas sean las manchas y exista un mayor contraste en su coloración, más atractivo aparecerá el macho ante los ojos de la hembra. Tanto como para “enamorarse”…

He mencionado ya la existencia de individuos pícaros y ladronzuelos que llegan a aparearse. Los guppys también pueden aprender esto a base de experiencia Un mocho que triunfa repetidas veces en realizar lo cópula sin grandes esfuerzos apenas habrá trabajado en su método y evitará perder el tiempo y gastar energías con caricias estimulantes y protocolos de cortejo.

Quizás sean observaciones de este tipo las que han contribuido a convertir a tantas personas en aficionados entusiastas. Algunos tienen claro que los problemas humanos – no importa lo grandes que sean – también acaecen continuamente en la propia naturaleza por lo que realmente ellos no son tan diferentes. Lo comprensión de esto puede ser muy útil para conseguir una vida libre de estrés…

Diferencia básica

Ha llegado el momento de plantearnos las diferencias entre machos y hembras de guppy. Algunos puntos ya han sido señalados anteriormente. Los machos son mucho más pequeños que las hembras y presentan un colorido claramente más intenso. La diferenciación sexual se produce en los guppys justamente de igual manera que en los humanos, es decir, poseen un cromosoma X y un cromosoma Y. La combinación XX produce hembras, la combinación XY tiene como resultado los machos.

Incluso los machos sin colorido aparente y en mitad de su fase de crecimiento pueden distinguirse fácilmente de las hembras por la aleta anal, modificada en un órgano copulatorio (gonopodio). El tipo de fecundación de los guppys es interna, es decir el gonopodio se introduce en la abertura sexual de la hembra, descargando el esperma en dicha operación. Los huevos se desarrollan en una cavidad en forma de saco dentro del vientre de la hembra. No hay ningún aporte nutritivo directo para las críos por parte de la madre; en lugar de ello, os jóvenes se desarrollan a partir de las sustancias nutritivas presentes en la yema del huevo. Permanecen dentro del “cascarán del huevo” hasta momentos antes de ser expulsados del vientre de su progenitora, cuando se rompe la envoltura externa del huevo llegado el momento del nacimiento. En esta etapa tienen entre 4 y 6 mm de largo. Ya desde el inicio, los jóvenes alevines de guppys se nutren del mismo alimento que sus padres, excepto que debe ser menor de tamaño. En cualquier caso, el mejor alimento para los alevines son los nauplios de Artemio.

El embarazo dura una media de 28 días, pero esto puede variar considerablemente. Los factores responsables de esta variación incluyen la temperatura del agua, el estado nutricional de la hembra, si es primeriza o no, en cuyo caso influye el número de veces que haya gestado previamente, y también el estrés al que ella esté sometida. El número de alevines puede variar entre apenas unos pocos y más de 100. Esto está, en parte, genéticamente controlado, pero de nuevo puede depender del tamaño, edad, y condición de la hembra. Los guppys son sexualmente maduros a una edad de 3-4 meses.

La vejiga natatoria de los guppys recién nacidos todavía no está llena de aire, de ahí que tiendan a hundirse hacia el fondo. Pero no necesitan nadar hacia la superficie del agua y tomar aire paro llenar su vejiga – esto se consigue por medio del aire que reciben a través del torrente sanguíneo.

Los guppys se caracterizan por practicar el canibalismo con sus crías recién nacidas. Esto está, en parte, genéticamente Controlado, Hay razas que nunca depredan sobre su progenie, mientras que otras necesitan de nuestra intervención si se desea que sobrevivan algunos alevines. Sin embargo, en general, la hembra presenta inicialmente un poderoso instinto que evita que se coma a sus propias crías, al menos durante las primeras horas. El mejor sistema consiste en colocar a la hembra en una pequeño “acuario de maternidad” unos pocos días antes del esperada nacimiento. Este tanque servirá después para hacer crecer a los alevines libres de peligros. El fondo del “acuario de maternidad” se debe cubrir con guijarros redondos del tamaño de un puño, para que los alevines puedan encontrar refugio después del nacimiento. Es una buena idea llenar el tanque no más de 10 cm por encima de los guijarros, utilizando un 75% de agua del acuario principal y un 25% de agua nueva. Se puede proporcionar protección adicional para las crías colocando plantas flotantes en el acuario. Las parideras flotantes disponibles en comercios especializados son de dudoso valor: algunas hembras presentan un excesivo nerviosismo cuando se las encierra en un espacio tan limitado, lo cual puede conducir a nacimientos prematuros o incluso abortos. Otras hembras aparentan completa despreocupación, en cuyo caso s se puede utilizar este tipo de parideras artificiales. Sin embargo, debe quedar claro que no se pueden criar muchos alevines en tales contenedores.

Durante el desarrollo de los alevines, mantener una calidad óptima del agua es incluso más importante que en condiciones normales. Hay un viejo dicho entre los acuariófilos que dice que la vida entera de un pez es insuficiente para recuperar el terreno perdido durante las primeras semanas de vida, y esto se aplica sin reservas a los guppys. Así que, alimente con pequeñas porciones de comida varias veces al día a sus peces, no olvide los cambios parciales de agua y limpie el sustrato mecánico del filtro con cada cambio de agua. Verá recompensado su esfuerzo con espléndidos guppys criados por usted mismo.

En la naturaleza

Los guppys se pueden encontrar actualmente en cualquier parte del mundo donde la temperatura del agua nunca descienda por debajo de 16º Hoy pocas especies de peces que presenten tanta tolerancia a una variedad tan grande de condiciones diferentes del agua como el guppy.

El guppy ha sido introducido en muchas partes de los trópicos como ayuda para combatir las plagas de mosquitos, siempre tan peligrosos, cuyas larvas se desarrollan en el agua y constituyen uno de los alimentos favoritos de los guppys. Si los guppys ayudan, o no, verdaderamente l control de la enfermedad es algo dudoso. Como observación decir que la gran isla de Barbados esté libre de malaria y ello motivó que guppy llegara a ser ciudadano del mundo. El guppy es una de las pocas especies de peces de agua dulce que se encuentran en Barbados, así que la gente concluyó que lógicamente debía ser el guppy de Barbados el que mantenía los niveles mínimos de mosquitos causantes de la enfermedad.

De vuelta a aquella época (1910) había gente sensata que indicó que también había guppys en, por ejemplo, Trinidad y Venezuela, y la fiebre allí era una plago. En cualquier caso, ya entonces se había decidido esparcir los guppys o lo largo y ancho de los trópicos. Entonces, como ahora, la burocracia era difícil de parar una vez puesta en marcha.

En los lugares donde doctores bienintencionados pero desacertados no lo habían hecho ya, fueron los acuariófilos los que introdujeron los guppys. El comercio mundial de peces de acuario permitió que el guppy viajara a todas los confines de la Tierra. desgraciadamente muchos aficionados son lo suficientemente irresponsables como para liberar peces no deseados en zonas vírgenes, y esto a menudo genero graves consecuencias para la fauna acuática autóctona, de esta manera el guppy llegó a esparcirse por todo el mundo. Todavía hoy, en Alemania y Austria hay guppys salvajes en fuentes termales.

En consecuencia, es difícil reconstruir la actual distribución natural del guppy. Es bastante cierto que siempre ha habitado las zonas septentrionales de Sudamérica, es decir Venezuela y probablemente también las Guayanas. Las islas de la Antillas Menores fueron colonizadas por los guppys hace mucho tiempo, vía ruta marítima. Es difícil decir cuando se incluyó Brasil en el rango natural de distribución del guppy, pero permanece la posibilidad de que la cuenca del Amazonas fuera colonizada de forma natural por la especie. Siempre han existido barreras naturales que han puesto freno a su expansión o lo largo de la costa en forma de bajas temperatut’0s en la Sudamérica meridional, y por tierra, los Andes.

De cualquier manera, las desembocaduras de los ríos de Sudamérica que van hacia Pacifico no son parte de la distribución original del guppy.

Trinidad ha servido durante mucho tiempo como un vasto laboratorio al aire libre para la investigación del guppy, y muchos de los acontecimientos referentes a los guppys aquí citados se comprobaron primero allí. En Trinidad el guppy prefiere pequeños arroyos en su mayor parte libres de plantas acuáticas. Cada arroyo, e incluso tramos independientes de los mismos (p. e. aquellos cursos aislados por cataratas que los guppys no pueden atravesar), tiene su propia población de guppys, distintas tanto en color como en patrones de comportamiento.

Variedades:

guppy-salvaje1

Guppy salvaje: Su gama de color es mucho más discreta que la de los ejemplares de selección (el (le la imagen es originario de Barbados).

guppy-de-cola-redonda

Guppy de cola redonda: variedad rara. La aleta caudal es redonda, siendo su diámetro la mitad del cuerpo.

guppy-de-cola-puntiaguda

Guppy de cola puntiaguda: Variedad de alta selección. La aleta caudal termina en punta.

guppy-de-cola-espada-sup

Guppy de cola de espada superior (a): La aleta tiene una forma redonda, con un desarrollo longitudinal de sus radios superiores.

guppy-de-cola-espada-sup-b

Guppy de cola de espada superior (b): La aleta dorsal se aleta hasta el primer tercio de la aleta caudal en algunos casos.

guppy-de-cola-espada-sup-c

Guppy de cola de espada superior (c): Variedad de selección que se ha extendido en los últimos años.

guppy-de-cola-espada-infe

Guppy de cola de espada inferior: La aleta caudal, de forma ovalada, se alarga en su racho inferior inclinándose hacia abajo en un ángulo de 15°. Variedad de gran belleza estética.

guppy-de-cola-doble

Guppy de doble cola de espada: Variedad de alta selección enormemente solicitada por los aficionados. La aleta caudal se divide en dos espadas.

guppy-de-cola-abanico

Guppy de cola de abanico alargada: La cola se abre en un abanico estilizado. Muy semejante a la cola de abanico normal.

guppy-de-cola-abanico-a

Guppy de cola de abanico (a): La aleta caudal tiene una forma triangular, que da al pez un aspecto de mariposa cuando se desplaza por el acuario.

guppy-de-cola-abanico-b

Guppy de cola de abanico (b): La aleta dorsal es ancha y larga, llegando a la aleta caudal.

guppy-de-cola-abanico-c1

Guppy de cola de abanico (c): Esta variedad se puede encontrar en los establecimientos de acuarios en sus formas más sencillas y vulgares.

Cómo los depredadores condicionan la reproducción

El colorido del guppy en la naturaleza viene determinado, por encima de todo, por dos factores; las hembras y los peces que depredan sobre otras especies. Mientras las hembras prefieren a los pretendientes más esplendorosos y coloridos, también es cierto que éstos son los que más fácilmente pueden caer presa de otros peces de mayor tamaño.

En lugares donde los grandes piscívoros descansan a la espera de los guppys estos últimos presentan menos colorido y tonos más apagados. En lugares donde los pequeños carnívoros capturan principalmente alevines de guppy, los machos pueden aparecer más suntuosamente coloridos. Pero aquí también, los piscívoros determinan en gran medida la cría de los guppys, ya que en poblaciones que comporten su hábitat con pequeños depredadores, las hembras paren un menor número de alevines, si bien éstos son de mayor tamaño, mientras que en zonas que habitan conjuntamente con grandes piscívoros, las hembras producen numerosos alevines de menor tamaño en cada parto. En Trinidad, los grandes piscívoros son principalmente cíclidos del género Crenicichla, mientras que los pequeños piscívoros están representados por una especie de killi, el Rivulus hartii.

Los guppys tienen múltiples enemigos. No sólo peces, sino también grandes crustáceos, insectos, arañas y aves pescadoras. Esto tiene se refleja en el comportamiento huidizo que exhibe guppy. En lugares donde los principales depredadores son los peces, los guppys huyen instintivamente hacia la superficie, e incluso llegan o saltar fuera del agua, para escapar de sus perseguidores.

En lugares donde el peligro acecho desde la superficie, los guppys escapan directamente hacia el fondo donde pueden esconderse entre las piedras, raíces, etc.

Hay, por supuesto, muchos estados intermedios entre ambos extremos, y además, los guppys son muy capaces de aprender. Pero incluso en líneas de cría establecidas, ambos patrones de huida se pueden apreciar cuando se Sienten atemorizados.

Si, por ejemplo, situamos unos guppys en un acuario fotográfico, entonces algunos individuos permanecerán tenazmente en la superficie, mientras que otros descansarán sobre el fondo.

La cría en la práctica

En la práctica, el padre debe copular con tantas hijas como sea posible, manteniendo aislada la prole de cada madre para tener la completo seguridad de que conocemos exactamente qué alevín proviene de cada madre.

Si los machos hermanos presentan una apariencia uniforme, existirá una alta probabilidad de que las hembras también la presenten. Ahora podemos realizar cruces entre hermanos para intentar fijar la línea.

Sin embargo, deberíamos realizar idéntica operación con la primero generación (F1) y guardarnos un as en la manga por si acaso los cruces entre padre-hijas no dieran los resultados deseados.

Esto rio sólo suena complicado –¡ lo es !. Sin el adecuado mantenimiento de un libro de registros, en el que se reflejen cuidadosamente todos los cruces -y sobre todo sus resultados- será imposible conseguir con éxito el establecimiento de una línea pura. Mucho conocimiento, destreza en la cría, y un trabajo científico preciso serán los prolegómenos del éxito. En consecuencia, es fácil averiguar porqué cuando llega una nueva variedad de Guppy al mercado, el orgulloso criador le da un nombre elegante.

-

Este artículo es gracias a la colaboración de amigos acuaristas, y a Maniacotas.com.AR - Acuario – “Fernández, Sergio (Sergio@maniacotas.com.ar ) y a Bressan, Luis A”. (Siul@maniacotas.com.ar )

Otros datos relevantes acerca de los peces, anfibios, reptiles, plantas, aves, etc., que habitan nuestros mares, ríos, lagos, será útil para nuestros lectores. Envíenos sus comentarios, fotos u otros datos a “Bressan, Luis A”. (Siul@maniacotas.com.ar ).

Enlaces externos : ManiacotasLa enciclopedia Virtual de BolsilloManiacotas GeográficaEnciclopedia Animal - Dr.pez. - Aqualog - Bressan Luis “Acuarista” Indicar la fuente



Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores

%d personas les gusta esto: