Los Macrópodos – Macropodus

Los Macrópodos –

Orden: Perciformes

Suborden: Anabántidos

pareja M. opercularis
pareja M. opercularis

Familia: Osfroménidos

Género: Macropodus

Nombres comunes: Macrópodos, Peces del Paraíso

Especies: M. erythropterus

M. hongkongensis

M. ocellatus

M. opercularis

M. spechti.

M. erythropterus
M. erythropterus

Constituyen los macrópodos un género sumamente interesante de los anabántidos o laberíntidos, que por la variedad de especies que comprende, forman un sorprendente grupo digno de estudio por parte del aficionado. Precisamente, una de dichas especies, el Macrópodos opercularis, comparte en cierta manera con el clásico pez rojo, el honor de ser una de las primera introducciones en el acuarismo. En efecto, esta especie citada, por su característica de soportar temperaturas relativamente bajas, fue de los primeros peces que, después del Caracio, empezaron a ser objeto de atención por parte de los aficionados. Por su forma de respiración, además, se prestaba a ser alojado en pequeños recipientes, a veces simples frascos o botellas, donde desdichados ejemplares consumían lamentablemente su vida.

M. spechti
M. spechti

Posteriormente, su excesiva difusión trajo la consiguiente reacción, o sea el abandono por parte de los acuaristas, que abocados a especies nuevas más y más exóticas, olvidan, sin justificación, estas maravillosas especies. En nuestra operación «rescate» nos proponemos en este artículo reivindicar en lo posible la atención que a nuestro juicio merece el grupo de los macrópodos.

Empezaremos por su clasificación:

Hasta hace poco, el genero macropodus se dividía en 3 especies de Macropodus: opercularis, concolor y ocellatus. En el 2002, el concolor se separó en otras 3 especies: erythropterus, hongkongensis y spechti (el antiguo M. concolor).

recolección de peces
recolección de peces

Ahora se reconocen como especie cinco Macropodus:
El M. erythropterus, M. hongkongensis, M. ocellatus, M. opercularis y M. spechti.

De todos ellos, sin duda alguna el más famoso y el más befo es el M. opercularis, el pez del Paraíso por antonomasia.

De dónde provienen y cuál es el hábitat natural de los macrópodos.

Arrollo con Macropodus
Arrollo con Macropodus

Conscientes de la importancia del hábitat natural de las diferentes especies de peces y siguiendo nuestra costumbre, describiremos los lugares en que se encuentran, como premisa indispensable para su posterior aclimatación y constitución del acuario ideal para ellos. La India oriental, península indochina y costas de China y Corea, son zonas en las que abundan los arroyos y canales, arrozales y marismas litorales. En estas aguas, llanas, extensas y poco profundas, la evaporación es continua e intensa; por otro lado los detritus de origen vegetal y animal (restos vegetales, excrementos de vacas y caballerías) son abundantes y por aquella evaporación su concentración va en aumento, con el consiguiente empobrecimiento en oxígeno.

Plantas acuticas que dan refugio y alimento
Plantas acuticas que dan refugio y alimento

La vegetación se desarrolla con generosidad, produciendo un intrincamiento ideal para nuestros peces.

Macropodus opercularis (Linnaeus, 1758)

Orden: Perciformes

Suborden: Anabantoidei

Familia: Osphronemidae

Subfamilia: Macropodusinae

M. opercularis
M. opercularis

Género: Macropodus

Especie: M. opercularis

Distribución geográfica: El pez del paraíso (Macropodus opercularis) es un pez de agua dulce de la familia Osphronemidae, que se encuentra en China (en la cuenca del Yangtze), Taiwan, Corea y el norte de Vietnam.
Vive en aguas tranquilas de lagunas y zonas semipantanosas y coloniza los bosques y valles inundados durante el monzón. Prefiere aguas pobladas de plantas acuáticas y habita normalmente los arrozales.

El pez del paraíso fue el primer pez exótico (si se excluye el Carassius auratus, considerado un pez de lagunas) en ser importado a Europa, en 1869, a París. Hoy está ampliamente difundido, gracias a su bello aspecto y a la facilidad conque se reproduce en cautividad.

Acuario: no es muy recomendable para acuarios con peces tranquilos ya que algunos individuos pueden resultar un poco agresivos. Sin embargo se trata de un pez muy resistente y fácil de mantener.
Agua: temperatura entre 15 y 30º C; pH 7; dureza 8 dH
Decoración: con abundante plantación periférica. El resto de la decoración es similar a cualquier otro acuario comunitario.
Hábitos: por lo general pacífico. Algunos ejemplares suelen tener mal carácter y se tornan agresivos. –
Son territoriales y agresivos, especialmente en el periodo reproductivo. El macho no tolera la presencia en su territorio de otros machos.
Dimorfismo sexual: macho con aletas impares prolongadas y puntiagudas, además de ser más coloridos. – alrededor de 8 cm

El cuerpo es robusto, pero alargado y alcanza una longitud entre 7 y 10 cm. La aleta dorsal y la anal son largas, terminado con una punta filamentosa. La cola es bifurcada, muy ancha y alargada. Las aletas ventrales son incipientes, en tanto las aletas pectorales son ovaladas. El colorido del macho es espléndido, aún más llamativo durante el período del reproductivo: la cabeza y la parte posterior son azules; el mentón y el vientre, violeta. Los flancos tienen líneas rojas y azul sicodélico, más obscuras en el dorso. Las aletas pectorales son transparentes, las ventrales violeta. La dorsal varia del violeta al rojo, así como la anal, ambas con tonos pardos. La cola es roja con la punta azul.

En la hembra el colorido es poco vivaz, plateado amarillento a castaño con reflejos azules y rojos. En el comercio se encuentran especímenes albinas que se consideran menos agresivos.
Reproducción: típica de los anabántidos, con nido de espuma. Cuidan la cría. –
Durante el periodo reproductivo, el macho construye un nido de burbujas sobre la superficie del agua, utilizando como estructura una planta acuática. Cuando comienza a cortejar a la hembra le muestra su colorido llamativo: si ella le brinda si atención, va al nido de burbujas y ejecuta un largo ceremonial compuesto de ternuras y violencias para convencerla.
Alimentación:
Son carnívoros: se alimentan de insectos, crustáceos, moluscos y peces más pequeños.  Variada pero con inclusión de alimento vivo en forma regular.
Observación: por selección de criaderos se han obtenido variedades con dominante azul y dominante rojo, además de una mutación albina.

Macropodus ocellatus Cantor, 1842

Familia: Osphronemidae (),

subfamily: Macropodusinae

Orden: Perciformes ()

Clase: Actinopterígios (peces con aletas radiadas

M. ocellatus
M. ocellatus

Nombre de FishBase: Roundtail paradisefish

Talla máxima: 6.2 cm SL (macho

Medioambiente: bentopelágico; A

Agua dulce; pH range: 6.0 – 7.5; dH range: 5 – 25; rango de profundidad en superficie principlmente

Clima: templado; 15 – 22°C

Importancia: en Acuario es muy comercial.

Distribución: Asia: China, Japón y Corea en los ríos Zhujiang (Pearl river) y Heilongjiang (River Amur).

Macropodus erythropterus Freyhof & Herder, 2002

Familia: Osphronemidae (),

Subfamily: Macropodusinae
Orden: Perciformes ()

Clase: Actinopterígios (peces con aletas radiadas)

Nombre común: Pez paraíso negro; al igual que el m. spechti y el m. hongkongensis, ya que antes eran considerados una única especie. Hasta hace poco, el genero macropodus se dividía en 3 especies de Macropodus: opercularis, concolor y ocellatus. En el 2002, el concolor se separó en otras 3 especies: erythropterus, hongkongensis

M. erythropterus
M. erythropterus

y spechti (el antiguo M. concolor)

Talla máxima: 6.5 cm SL (macho / no sexado; Ref. 42924)

Medioambiente: pelágico; Agua dulce – Suele vivir en las orillas de corrientes pequeñas, donde abundan los arbustos y raíces sumergidas.

Clima: tropical

Acuario: De 22º C a 27º C, siendo la más adecuada 26º C. -pH 7, GH Dureza 15º de GH

Importancia: en los acuarios, recién en estos días se habla de el.

Peligroso: inocuo, inofensivo

Distribución: Asia: Viet Nam.

Morfología: Cuerpo fusiforme con disposición de boca súpera. Espinas dorsales (total): 12 – 16; Radios blandos dorsales (total): 6 – 8; Espinas anales 17; Radios blandos anales: 13 – 17;

Muestra una coloración bastante apagada en tonos crema, cubierta de brillos rojos y azul celeste en la época de cría. Las aletas son rojizas con motas azules y el borde de ellas es también azul. Las aletas ventrales son naranjas.

Alimentación: Hojuelas, gránulos, papilla y todo tipo de alimento vivo, como pueden observar no es demasiado exigente.

Comportamiento: Agresivo si se le mantiene con otro tipo de peces laberíntidos, si se le mantiene con peces de tamaño medio, y tranquilos, no suele dar problemas. Ambos cuando se encuentran a gusto pasan el día bastante tranquilos, escondidos entre las plantas flotantes, sin molestar ni ser molestados por nadie.

Reproducción: El macho construye un nido de burbujas de unos 15 centímetros de diámetro, ayudándose con las hojas flotantes que encuentre, o en su defecto las esquinas del acuario. Después abraza a la hembra que queda mirando hacia arriba, por un momento quedan parados fundidos en su abrazo, después el macho hace vibrar su cola, entonces es cuando la hembra suelta los huevos, de color transparente y blancos a partes iguales. Entre ambos progenitores recogen los huevos que quedan suspendidos en el agua a medio nivel, para colocarlos en el nido. El macho se encarga de que no se dispersen los alevines hasta que, pasados 2 o 3 días, empiezan su natación.

Macropodus hongkongensis Freyhof & Herder, 2002

Familia: Osphronemidae (),

subfamily: Macropodusinae

Orden: Perciformes ()

Clase: Actinopterígios (peces con aletas radiadas)

Talla máxima: 6.0 cm SL (macho

Medioambiente: pelágico; Agua dulce

M. hongkongensis
M. hongkongensis

Clima: tropical

Distribución: Asia: Hong Kong.

Ídem al anterior

Macropodus spechti. Schreitmüller, 1936.

Orden: Perciformes
Familia: Osphronemidae
Genero: Macropodus

También conocida como Paraíso negro, macropodo negro

Morfología: Cuerpo gris con matices, y bastante mate, los matices se los dan las escamas que son más oscuras en los filos .Las aletas dorsal y anal son azuladas, ribeteadas en negro, largas y puntiagudas.
Como todos los laberintidos, posee un órgano, el laberinto, que le permite respirar el oxigeno atmosférico

M. spechti
M. spechti

Dimorfismo sexual: No suelen tener más de 6 cm de cuerpo, pero si contamos también la aleta caudal los machos pueden llegar a los 12 cm, bastante más largas que las de las hembras.
El cuerpo es marrón oscuro, casi negro, y los bordes de las escamas son aun más oscuros. Las membranas de las aletas son azules con puntos y barras negras. Los radios de la aleta caudal que sobresalen de la membrana son negros o blancos. La principal diferencia con el M. hongkongensis es que este último tiene puntos y manchas negras en la cabeza, delante de la aleta dorsal, mientras que el M. spetchi no las tiene.

Hábitat: Vietnam. Ríos pequeños de curso lento, o remansos También se les encuentra en canales de irrigación agrícola.

Tipo de acuario: Mínimo de 80 litros, el suelo oscuro, con suficientes espacio para nadar y escondites.
Puesto que no son agresivos, valdrían para un comunitario, con peces más o menos de su mismo tamaño.
Debe ser cubierto porque a veces saltan

Dimensiones: 6 cm de cuerpo, el doble si lo medimos con las aletas, también la aleta caudal los machos pueden llegar a los 12 cm. las hembras más pequeñas, hasta 9 centímetros, con aletas y todo.

Alimentación: Omnívoros, aceptan bien todo tipo de alimento.

Agua: Temperatura: (20.0-26.0) ºC / Ph: 6.5-7.8 / Dureza: (10-20) ºGH

Sociabilidad: Relación es intraespecificas buenas, es pacífico, salvo en época de freza, ínterespecificas es muy territorial, incluso entre macho y hembra, por eso proporcionar a la hembra más pequeña escondites

M. spechti
M. spechti

Reproducción: Los machos son mayores que las hembras y tienen las aletas dorsal, anal y caudal más desarrolladas y largas. Los colores del macho se intensifican durante el período de reproducción. Como todos los laberíntidos, el macho hará un nido de burbujas con su saliva.
Para ello se necesitará un acuario de cría, de 50 litros, con agua blanda y acida, GH=4 dh, con poca corriente y plantas flotantes que ayuden al macho con su nido.
Cuando la hembra desove, habrá que sacarla, para impedir que el macho la mate.
Los huevos eclosionaran a las, 24, 36 horas dependiendo de la temperatura, y su padre cuidara de los alevines los dos primeros días, después de los cuales se retirara para que no se los coma
Se alimentaran primero con infusorios, luego con nauplios.
Especialmente cuidadoso habrá que ser en la formación del laberinto de los alevines, columna de agua del acuario de cría de unos 10-15 cm, y tapado para que el aire tenga la misma temperatura, es el momento más delicado.

Expectativa de vida: 7 años

Acuario

Desde luego hemos de copiar en lo 1ro que se refiere a la polución y empobrecimiento del agua en oxígeno, pues nunca condiciones del agua en oxígenos, pues nunca condiciones negativas deben ser consideradas como buenas y sólo un exagerado y mentalmente enajenado acuarista, sostendría la necesidad de proporcionar a, cualquiera que fuese la especie, unas aguas en condiciones pésimas so color asimilarlas al ambiente natural.

El acuario, pues, deberá ser de escasa profundidad, para lo cual podremos utilizar un recipiente de 40 a 50 cm de altura, lleno mente hasta los dos tercios, procurando ello, siempre que mantenga bien ajustado la tapa del acuario, una capa de aire húmedo y caliente, similar al que hallan en sus países de origen. Si tenemos en cuenta que tales peces como laberíntidos que son, acuden regularmente a la superficie para aspirar bocanadas de aire atmosférico, lógico es que su temperatura debe estar en igualdad de condiciones que la del agua en que se mueven. En efecto, nada es más pernicioso para estos peces que hallar aire frío sobre el acuario, o peor, cargado de humos de tabaco u otra procedencia. Asimismo, la escasa altura del agua les permitirá remontarse con gran facilidad, evitando esfuerzos innecesarios al ir a buscar el aire vital para su respiración.

Este tipo de acuario nos muestra ya cuál habrá de ser la vegetación: plantas flotantes, favorecidas en su desarrollo por el espacio de que dispondrán y por el aire adecuado a sus necesidades, y especies de bajo porte, cuales pueden ser las criptocorinas en todas sus diferentes y variadas especies. Bambúes y raíces retorcidas, ayudarán a conseguir una bastante fiel reproducción de los ambientes naturales Por otra parte, la vegetación flotante es indispensable para la reproducción y para tamizar la luz que siempre prefieren sea débil (tanto los macrópodos, como las criptocorinas).

El género Macropodus son muy apropiados para el principiante:

Mantenimiento y conducta.–Los macropodos son peces, en general, bastante resistentes, sobre todo en lo que se refiere a la temperatura: muchos de ellos aguantan sin dificultad temperaturas de 14 – 15° C.

Estos peces convivir perfectamente en un acuario comunitario que no albergue especies demasiado agresivas. En general hacen muy poco caso de sus compañeros de otras especies.

Puesto que pasan la mayor parte del tiempo próximos a la superficie los peces que mejor se acoplan con ellos son los que habitan el fondo de costumbres pacíficas (Corydoras, Acanthophthalmus, etc.) y los que se mueven a media altura de similares características (Puntius, Rasbora, etc.).

El comportamiento intraespecífico ya es más variable: unos tienen tendencias más bien pacíficas fuera de la época reproductora (M. cupanus) y otros son, ya de normal, algo agresivos (M. opercularis y M. concolor).

Si van a tenerse en un acuario específico éste ha de reunir las condiciones expresadas en el artículo anterior y, a poder ser, ha de tener una gran superficie y no excesiva altura, puesto que es en esa área donde se mueve el pez.

La alimentación puede basarse perfectamente en los alimentos secos preparados con una adición regular e importante de comida viva del tipo de las larvas de mosquito, dafnias, tubifex y, para las especies más grandes, lombrices de tierra troceadas. Es importante recordar que, antes de la puesta, la alimentación se hará casi exclusivamente a base de alimento vivo. Ello estimula a los reproductores y favorece la fertilidad y viabilidad de la puesta.

Reproducción:

Si la temperatura es la adecuada (la ideal esta entre los 22 – 25°C), los peces están sanos y tranquilos y se ha cuidado con esmero la alimentación se verá que un buen día el macho comienza a aglutinar con burbujas plantas y otros restos vegetales flotantes, formando un nido en la superficie del agua. Esta labor puede llevarle horas o, incluso, días, todo depende del estado reproductor de la pareja: si es óptimo el nido es construido con rapidez, si no es así el macho “hace tiempo” aguardando el momento ideal para él o su pareja. Durante la construcción del nido la agresividad del macho aumenta considerablemente y no tolera a otros individuos de la misma especie en las proximidades, ni tan siquiera a la hembra.

Nido de burbujas tipico
Nido de burbujas tipico

Si se desea llevar a cabo la reproducción en un acuario a propósito, puede separarse una pareja que se demuestre un cierto interés mutuo o bien separar a los peces cuando el macho comienza a construir el nido. El acuario de puesta será un pequeño acuario (5 a 10 lts.) abundantemente plantado, con plantas flotantes y, como ya se dijo, convenientemente tapado para que la temperatura y humedad del aire interior sea la idónea. Además de la importancia que ello tiene para los peces adultos también la tiene, y muy grande, para los alevines.

Una vez terminado el nido, el macho se dirige a la hembra y exhibiéndose ante ella la atrae hasta él. Una vez debajo del nido, ambos peces extienden sus aletas y dan vueltas uno alrededor del otro estrechando progresivamente el cerco de forma que, en un momento el macho , se dirigen oblicuamente hacia arriba y se abrazan *. En ese abrazo la hembra expulsa un grupo de huevos y el macho el esperma. Al igual que sucede con el pez combatiente (Betta splendens), el macho reacciona en seguida después del abrazo y va recogiendo los huevos en la boca antes no se caigan al suelo, colocándolos cada uno de burbujas. La hembra, generalmente, permanece literalmente ese tiempo paralizada y como muerta flotando en la superficie. El macho prosigue y se repite las veces que sea necesario hasta que la hembra ha expulsado todos los huevos. Una vez finalizado el desove el macho el que se ocupa del cuidado los huevos, por lo conviene retirar a la hembra para que descanse y se reponga. Con ello le evitaremos la eventual agresividad que el macho emplee a partir de entonces con ella.

El macho vigila la puesta reparando continuamente el nido y reintegrando en él a los huevos o alevines que por una causa u otra salen del mismo.

La eclosión se produce entre las 24 y 30 horas y los recién nacidos permanecen todavía 2 ó 3 días colgados del nido, inmóviles consumiendo el saco vitelino. Cuando los alevines comienzan a mostrar una actividad más continuada y a nadar, es conveniente retirar al macho para evitar que, en un momento determinado, se los coma.

La alimentación de los jóvenes consistirá en infusorios (preparados de los cuales pueden encontrarse sin dificultad en las tiendas especializadas) y yema de huevo duro finamente desmenuzada y suministrada en pequeña cantidad. Es preferible alimentarlos varias veces al día en pequeña proporción que dárselo todo en una vez, lo que puede polucionar el agua con el consiguiente riesgo de desaparición de toda la puesta.

Cuando el tamaño de los alevines lo permita irá aumentando el de las presas que constituye el su alimento (progresivamente, nauplios de artemia recién nacidos, etc.).

Los alevines de los laberíntidos carecen, al nacer, del laberinto craneal respiratorio y, para tomar oxígeno, solamente hacen uso de sus branquias. La respiración aérea comienza en un momento preciso que es un período critico para ellos y que hemos de prevenir: a las cuatro semanas de edad los jóvenes macropodos empiezan a subir a la superficie del agua a buscar oxígeno; sin embargo, su laberinto no está totalmente desarrollado y, por tanto, tiene un bajo rendimiento. En consecuencia el aire que respiren los alevines habrá de tener un alto grado de humedad y una temperatura similar a la del agua del acuario. Esto se consigue tapando convenientemente el recipiente en guie se encuentren. Es muy importante observar las máximas precauciones en ese momento porque, de no ser así, pueden llevarnos a un fracaso total.

Una vez superado ese periodo los jóvenes ya han pasado lo peor y, a partir de ahí, sólo es cuestión de que crezcan a base de una alimentación adecuada y suficiente hasta llegar a la madurez, cosa que ocurrirá a la vuelta de unos pocos meses.

Como complemento a este artículo dedicado a los Macropodos, hemos realizado una visita a uno de nuestros buenos amigos acuaristas, un veterano en la afición que convencido de la necesidad de especializarse, ha dedicado toda su afición al estudio, cuidado y reproducción no sólo de los Macropodos o peces del Paraíso, sino a todos los anabántidos o laberíntidos en general.

Como principio básico de su instalación, se considera la absoluta separación de especies. Ningún acuario alberga a más de una pareja de adultos bien desarrollados.

En tales condiciones y teniendo en cuenta que los anabántidos no requieren un gran espacio de agua, por respirar también el aire atmosférico directamente, los acuarios eran todos de pequeña capacidad.

Agradecemos a nuestros acuaristas, fotos de google y

notas y fotos de Fishbase, Wikipedia,

Bressan, Luis A (Acuarista)[M-Ar]Indicar la fuente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: