Los tropheus

Los tropheus

De la gran mayoría de los aficionados son conocidos ciertos cíclidos africanos, de importación bastante reciente, que se han hecho muy populares en poco tiempo. Me refiero a los peces de los géneros Pseudotropheus y Labeotropheus que, junto a otras especies afines, son denominados globalmente “M´buna” en sus países de origen. Estas especies son originarias y endémicas del lago Malawi [1] (Nyassa) donde viven en las costas rocosas. Su alimentación consiste en la espesa capa de algas que crece sobre la superficie de las rocas en la que, por supuesto, además de los vegetales hay multitud de pequeños animales. La conformación de las mandíbulas y la dentición de estos peces están adaptadas para roer la superficie de la roca y arrancar las algas que se asientan sobre ella. Para esta operación utilizan una técnica especial que consiste en una rápida sucesión de mordiscos en un punto determinado que, junto a la posición que adoptan la mayoría de las especies para hacerlo, casi vertical, ha sugerido a los habitantes de la región el nombre por el que los conocen: golpea-rocas (que eso es lo que quiere decir en lengua chitonqa “M´buna Kumwa” su nombre completo). Otra característica particular de estos cíclidos es la multitud de variedades y razas geográficas que una especie sola puede llegar a tener; basta pensar en las variedades de Pseudotropheus zebra, P. tropheops, etc. Todos estos datos son muy importantes y hay que tenerlos bien presentes cuando hablemos de los peces que son el tema de este artículo. La razón es muy sencilla: el género Tropheus ocupa en el Lago Tanganyika [2]el mismo nicho ecológico que los ‘M´buna” en el lago Malawi [1], por tanto todos los problemas biológicos y ecológicos de éstos serán, a grandes rasgos, comunes a los Tropheus. El género Tropheus fue descrito por primera vez por Boulenger en 1898, a partir de la especie T. moorii. Este género, endémico del Lago Tanganyika [2], cuenta en la actualidad únicamente con dos especies: la especie tipo y T. duboisi descrita por Marlier que, más, describió cuatro razas geográficas de T. tnoorii. Nelissen y Thys en 1975 redefinieron la especie T. moorii bajo el nombre de T. brichardi; al parecer la definición se realizó sobre la variedad marrón, de la que más abajo hablaremos. De cualquier forma mantendremos la nomenclatura inicial para evitar posibles confusionismos.

Lago Tanganyika [2]

Variedad cromáticas de la especie T moorii

1. Verde-oliva

2. Naranja (2)

sitiosque muestra las variedad cromática  de T Moorii

sitios que muestra las variedad cromática de T Moorii

3. Negroazulada

4. Amarilla

5. Naranja (1)

6. Negroanaranjacia

7. Negra

8. Rojoamarilla

9. Marrón

10. Verdeamarilla

11. Rayada

12.Verde

13.De dos manchas

14. Cola ahorquillada

15. Limón (1)

16. Limón )2)

17. Arco iris

18. Amarillo-grisácea

19. Verde rojiza

20. Negrorrojiza

21. Cola rayada

Aparte de las razas descritas por Marlier de T.

Esta es sólo una pequeia muestra del gran número de poblaciones distintas de T. moorii presentes en el Lago Tanganyika [2]. Los números indican el tipo de variedad cromática a que corresponde moorli Matthes en 1962 describió otras cinco y, a partir de entonces, se han ido determinando nuevas formas cromáticas a medida que se ha do ampliando el estudio de las poblaciones de toda la costa del lago.

En la actualidad, pues, se conocen no menos de 20 formas cromáticas que, en el caso de esta especie y por razones que ya explicaremos, son también razas geográficas.

De entre ellas, las más importantes son las convencionalmente denominadas variedad negra, naranja (1 y 2, según su localización geográfica), amarilla y negroazulada de la ribera occidental del lago, y las variedades rojoamarilla, marrón y verdeamarilla de la ribera oriental.

La forma negra es de un uniforme color pardo oscuro. La naranja es de color negro con una banda vertical en los flancos más o menos ancha y que se extiende a la aleta dorsal; esta banda es de color anaranjado. La forma amarilla es similar a la naranja pero la banda es siempre ancha y de límites poco definidos, aparte de que tiende a un color más amarillento. La negroazulada es de un color negruzco uniforme con un matiz azulado. En la ribera oriental se encuentran la rojoamarrilla, similar a la amarilla pero con la parte inferior de la banda latera 1 roja, la marrón (le color chocolate con una o más manchas amarillas en el dorso y la verdeamarillenta que es de color pardo oscuro con dos manchas características: una triangular en el dorso (fe color verde cobrizo y otra oval inferior de color amarillo; además, estos individuos poseen una banda grisácea que se extienden desde la aleta anal a la dorsal.

Una vez realizada esta concisa descripción, conviene entrar en lo que es propiamente la biología de los tropheus en su ambiente natural. Como ya se ha indicado, los Tropheus ocupan el mismo nicho ecológico en el lago Tanqanyika que los “m´buna” en el lago Malawi [1]. Por tanto, su alimentación consiste en las algas epilíticas (“Aufwuchs” como las bautizaron los alemanes y son conocidas en la literatura especializada) que crecen sobre la superficie de las rocas. En su hábitat natural abundan las zonas de terreno sembradas de piedras que miden entre 10 y 30 cm. de diámetro y por cuyos entresijos se esconden a la menor señal de peligro. T moorii habita principalmente en los primeros 10-1 5 metros le distancia a partir de la orilla y a profundidades no mayores de 2 rn., encontrándose con preferencia a una profundidad de medio metro.

T. duvoisi, un pez de coloración similar a la variedad naranja de la otra especie pero con la banda lateral de color blanquecino, habita profundidades mucho mayores, localizándose siempre entre los 3 y 12 metros de profundidad. Así, ambas especies conviven en muchas zonas, aunque nunca llegan a encontrarse.

T. moorli, la especie más estudiada, vive en grupos de 10 a 15 individuos que se mueven siempre por una zona concreta. La dependencia de esta especie por los fondos pedregosos es proverbial y lo que permite que cualquier forma cromática sea una raza geográfica: las distintas poblaciones viven aisladas en su “islote” submarino particular sin aventurarse jamás por los fondos arenosos que los limitan.

rojoamarilla de Tropheus moorii

Un rojoamarilla de Tropheus moorii

T. duboisi se diferencia también de la especie precedente porque gusta de vivir solitario o en parejas. Por lo demás, su ambiente es muy similar; aunque no parece presentar esa dependencia de la costa rocosa, todavía no se sabe mucho al respecto.

Basándose en esa dependencia presentada por T. moorii, muchos ictiólogos han sugerido que esta especie está en vías de diferenciación, ya que casi nunca se dan mezclas (le poblaciones genéticas y a largo plazo (todo lo largo que pueda ser un período evolutivo) podrían dar lugar a nuevas especies.

Respecto a las características del agua de su hábitat, habrá que recordar que el Lago Tanganyika [2] posee una temperatura media en superficie de 25°C y, lógicamente, algo más baja a mayor profundidad. El agua tiene una gran transparencia que permite la visibilidad entre los 3,5 y los 22 m. Las constantes químicas son muy características pues a una dureza media-baja (9-12° DH) une un pH bastante alcalino entre 8,6 y 9,2. Aunque son peces relativamente pequeños (no superan los 10 cm.) conviene tenerlos en un acuario de dimensiones no muy reducidas (mínimo 120 l.) El acuario habrá que disponerlo, al igual que si se preparara para Psettdotrophieus, amontonando piedras de forma que dejen hendiduras para que los peces puedan ocultarse. También puede colocarse algún tronco que ofrezca refugio. En cuanto a las plantas, y puesto que estas especies no se alimentan de plantas superiores, lo único que habrá que cuidar es de que no las desarraigen fijandolas entre dos piedras.

T.duboisi muy similar a T. moorii, viven en lugares muy diferente.

T.duboisi muy similar a T. moorii, viven en lugares muy diferente.

Como compañeros (le acuario podemos colocar otros pequeños cíclidos del Tanganyika que gusten del mismo hábitat, como los Julidochromis, Lamprolugus brichardi, etc. De todos modos, teniendo en cuenta el precio habitual de estos peces, es mejor tenerlos solos en un acuario especifico.

Su alimentación, al igual que la de los “m´buna”, no ofrece excesivas dificultades siempre que no se olvide de incluir en ella un componente vegetal. Estos peces, como los “m´buna’ pueden subsistir perfectamente, aunque no exclusivamente, a base de comida seca preparada debido al tipo de alimentación que presentan en la naturaleza. En este sentido no dependen tanto del alimento Vivo como otros cíclidos (por ejemplo, los Cichlasoma).

En lo que se refiere a la reproducción hay que decir que no presertan diformismo sexual y, por ello, es mejor criar un grupo de jóvenes juntos si se quiebre asegurar la existencia de parejas. Lo mejor es que éstas se formen espontáneamente. La incubación, como en la mayoría de los cíclidos africanos lacustres, es bucal. En este sentido los Tropheus son peces extraordinariamente especializados: la incubación ha pasado a realizarla exclusivamente uno de los miembros de la pareja; en este caso, la hembra. El número de huevos se ha reducido muchísimo (nunca es mayor de 10, y generalmente está entre 4 y 6) y en contrapartida su tamaño ha aumentado grandemente, teniendo unos 7 mm. de diámetro, que es un huevo enorme para un pez de 10 cm. de longitud.

La incubación es larga, lo que permite que los alevines salgan de la boca materna en un estado de desarrollo ya muy avanzado. El período dura entre 1 y 2 meses (el récord lo tiene T. duboisi, con 56 días). Todo ello hace que la alimentación de los alevines cuando salen de la boca de su madre no ofrezca demasiados problemas y pueda ser prácticamente la del adulto.

Las dos especies mencionadas son también fácilmente distinguibles por la librea juvenil. T. duboisi es negro con manchas blancas que desaparecerán al llegar a la madurez. Por el contrario, T. moorii presenta una librea rayada verticalmente, muy similar a la de una de las formas adultas que se conocen y que se denomina, precisamente, la variedad rayada. Todos los jóvenes de todas las variedades de T moorii son muy parecidos y sólo se diferencian al llegar a la madurez. Esta característica de las libreas juveniles es la que ha permitido separar ambas especies, puesto que en otros muchos rasgos anatómicos son muy parecidas.

Agradecemos a nuestros acuaristas,

Enlaces externos

ManiacotasLa enciclopedia Virtual de BolsilloManiacotas GeográficaEnciclopedia Animal Bressan Luis

Indicar la fuente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: