Colisa Lalia – Trichogastinae –

Colisa Lalia

peces laberíntidos

Colisa Lalia – (Hamilton, 1822)

Colisa hembra v. salvaje

Colisa hembra v. salvaje

Familia: Osproménidos (OSPHROMENIDAE)
Orden: Perciformes. (Percas y afines)
Familia: Osphronemidae. (Guramies).
Subfamilia: Luciocephalina (hasta 2005 estuvo encuadrado en la subfamilia Trichogastinae.

Hábitat: Noroeste de la India, Ríos del Ganges, Jumna y Bramaputra. La llegada de los monzones provoca su expansión geográfica.

Longitud del acuario: Desde 40 cm.

Colisa macho salmonete

Colisa macho salmonete

Condiciones del agua: pH 6 a 7,5; agua muy blanda a blanda.
Temperatura: De 22 a 28º C.

Mantener en acuario no excesivamente profundo: Fondo oscuro (el sustrato oscuro intensifica su coloración) y densa vegetación. La superficie ha de estar parcialmente cubierta por plantas flotantes. Se le ha de proporcionar refugio ya sea con piedras o raíces en el fondo. Conviene mantener el acuario destapado a fin de que la superficie del agua se renueve constantemente con nuevo oxígeno. Mantener alguno de los cristales del acuario con algas es beneficioso ya que les gusta alimentarse de ellas. Se deben realizar cambios periódicos de agua y controlar el nivel de nitritos debido a que se trata de un pez muy sensible.

C. Lalia macho

C. Lalia macho

Los machos portan una coloración espectacular formada por hileras oblicuas de puntos verdes o azules sobre fondo rojo y escarlata. – Poseen la boca dirigida hacia arriba y el labio inferior prominente. Cuentan con un órgano suprabranquial denominado laberíntidos a través del cual pueden aspirar el oxigeno directamente de la atmósfera ; tamaño hasta 5 cms.

Existe un marcado diformismo sexual: El macho es algo mayor a la talla de la hembra y porta un colorido más espectacular. Las aletas dorsal y anal están más desarrolladas. Las hembras

Macho blue

Macho blue

presentan un colorido apagado, generalmente amarronado y plata, con unas rayas oblicuas de color verde grisáceo. Los extremos posteriores de las aletas dorsal y anal son redondeados. La talla en cautividad raramente supera los 5 cm en los machos. En su hábitat natural alcanza los 7 cms.

Se trata de un pez rechoncho de costados aplastados. Sus aletas dorsal y anal son anchas y comienzan a la altura de la base de las aletas pectorales extendiéndose hasta el péndulo caudal. Las aletas abdominales son filamentosas y sirven de órganos táctiles útiles en las aguas turbias en las que viven.

Comportamiento: Es un pez muy pacífico y a veces tímido, al igual que en los demás miembros de su familia los machos pelean por el territorio por lo que deben mantenerse en parejas o grupos con un solo macho.

Hembra rosada

Hembra rosada

Asociar exclusivamente con peces de comportamiento sosegado: Su carácter es pacífico y sumamente tímido. La compañía de peces veloces o revoltosos los arrinconará en los extremos o partes ocultas del tanque. Las parejas normalmente nadan juntas. No es recomendable para aquellos acuarios comunitarios con poco criterio en la selección de especies.

diferencias macho / hembra

diferencias macho / hembra

Como criarlo:

Como es lógico, con lo primero que tendremos que contar de antemano si queremos tener posibilidades de éxito, es con una buena pareja, que sabremos dispuesta para la reproducción, en la hembra por lo abultado de su abdomen y en el macho —si no se conoce la edad— cuando haya alcanzado un tamaño de 3 1/4 cm. y porque, además, intentará la construcción del nido en el acuario en que se encuentre, cuando considera que la hembra está preparada par ello, con unos colores que están muy por encima de su tonalidad habitual.

macho soplando

macho soplando

Por no ser un tipo de peces demasiado exigentes con el agua, podremos utilizar la del mismo acuario en que se encuentren, contando siempre con que su pH no difiera excesivamente de 7 y no sea demasiado caliza. 5/6°DH de dureza serían adecuados. Es conveniente preparar un acuario aparte, de 45/50 cm. de frente —no más pequeño— al objeto de que la pareja pueda gozar de un cierto espacio para su ritual amoroso y con el fin de que los alevines, después, puedan permanecer allí algún tiempo. Una ligera desinfección con agua corriente y sal marina de grano grueso,

nido de burbujas

nido de burbujas

lavándolo todo muy bien, incluidos los accesorios, será muy conveniente. Cuando todo esté ya listo, se coloca el filtro de fondo (sin el tubo telescópico superior y cortando el fijo, a 1 0 cms. medidos desde la base) situando la salida en la parte izquierda trasera y el difusor en el rincón de atrás, a la derecha. El termómetro, en posición vertical, al frente a la izquierda y casi rozando el fondo. El calentador-termostato, debe ser del tipo sumergible y se sitúa horizontal, muy cerca de la arena, en la parte de atrás. La grava conviene colocarla con su habitual declive y una altura no mayor de 2 cms. al frente y 5 al fondo.

Nido -

Nido -

Habremos de introducir 2 ó 3 piedras, no muy grandes, para que la hembra pueda zafarse de los asedios del macho y preparar algunas plantas flotantes (Riccia o Ceratopteris) cortando algunos trocitos pequeños, para facilitar al macho la construcción del nido.

nido

nido

El calentador habrá que regularlo de forma que la temperatura del agua alcance los 28°C, pero, inicialmente, esta temperatura hará de ser idéntica a la del acuario del que proceden los peces. Días después de a eclosión, podremos hacerla descender con mucha lentitud, hasta alcanzar de nuevo los 24° habituales.

El filtro y el difusor s deben poner en marcha de manera muy suave, con objeto de crear apenas una corriente que no pueda perturbar o destruir el nido. Si no se hace, se corre el riesgo de dar lugar a la formación de un telo bacteriano en la superficie, que podría corromper el agua.

nido

nido

Se puede proceder ahora a verter el agua que, en principio, no deberá tener una altura mayor de 15 cms., en la parte de nivel más alto, situando las plantas hacia la parte de atrás, a fin de frenar las salidas, tanto del filtro como del difusor, predisponiendo así a los peces a la formación del nido en la parte delantera central, lo que nos permitirá poder contemplar el maravilloso espectáculo que se nos va a ofrecer, con gran comodidad.

nido

nido

Cuando lo tengamos todo listo, podemos proceder al traslado de la pareja, en lo que pondremos toda clase de cuidados para no originarles trastornos y no asustarlos demasiado. Si esto lo hacemos por la tarde a primeras horas, casi con seguridad que a la media noche habrá dado comienzo la construcción del nido, que estará listo para finales del día siguiente, empezando entonces el proceso del desove. Como la construcción del nido por parte del macho no tiene interrupción desde que empieza, y además el cuidado posterior de los alevines necesita una constante atención por parte de su progenitor, es necesario haber preparado una bombillita auxiliar de 10 ó 15 watios, que quedará encendida cuando apaguemos el tubo fluorescente.

alevin de pocos dias

alevin de pocos días

El macho construye su nido aglutinando burbujas, envueltas en su consistente mucus salival, junto con trocitos de plantas, consiguiendo así que tenga la suficiente consistencia como para que no se deshaga mientras dura el proceso.

Una vez así las cosas, observaremos al macho con sus magníficos tonos rojos y azules al máximo y con sus aletas desplegadas, que irá a buscar a su pareja, jugando y coqueteando con ella durante un corto espacio de tiempo, hasta que en una de sus múltiples pasadas por debajo del nido, conseguirá pararse con la hembra y, enzarzándose en un mutuo abrazo, girando sobre sí mismos con un estremecimiento clásico —como en un supremo esfuerzo— la hembra queda con el ovipositor situado hacia arriba y expulsa una verdadera nubecilla de huevos, que el macho fecunda inmediatamente. Corre éste a continuación en loco frenesí, en busca de los huevos que no han sido depositados directamente en el nido, engulléndolos y dando la sensación de que los ha devorado, pero sólo le guía el afán de volver a situarlos nuevamente en su sitio, envueltos en una gran masa de burbujas que los protege y adhiere al nido. Mientras tanto, la hembra habrá descendido al fondo como mostrando un gran agotamiento, rehaciéndose poco después y marchando a su escondrijo para no molestar al macho, que de nuevo, cuando concluye con su labor, vuelve a por ella, sacándola de su rincón para llevarla a repetir todo el proceso, recomenzando el ciclo descrito. Se repite así un número indeterminado de veces, cada 3 ó 4 minutos, a lo largo de más o menos una hora, aunque el número de huevos expulsado va siendo cada vez menor y, en total, alcanza la cifra de 100 a 150, en cada puesta.

Cuando termine el proceso, los colores del macho empezarán a palidecer lentamente, y habrá que bajar el nivel del agua hasta 7 ú 8 cms., imprescindibles para no dejar el calentador al descubierto. Con ello pretendemos evitar inútiles esfuerzos y fatigas al macho, y posteriormente a los alevines. Este es también el momento indicado para sacar a la hembra, lo que hemos de procurar efectuar con sumo cuidado, para no deshacer el nido o enfurecer al macho, quien a partir de ahora continúa solo al cuidado de la freza y de los alevines más tarde, ya que los mismos harán eclosión al cabo de 36 horas. Aquí es posible que haya necesidad de regular de nuevo el filtro y difusor, para que sigan manteniendo apenas un movimiento muy suave en la superficie. Empezaremos ya a ver colgar a los alevines, moviendo su colita, si los observamos con una lupa.

Un día después empiezan las correrías y se van separando del nido, lo cual da lugar a enérgicas persecuciones por parte de su celoso padre que los vuelve a engullir, sin ninguna clase de contemplaciones, llevándolos una y otra vez a su nido, aportando nuevos contingentes de burbujas y haciendo algún que otro retoque a golpe de hocico, para que no se deshaga antes de tiempo.

Otro días más y serán ya muchos los alevines que nadan libremente, mientras su padre seguirá corriendo como loco detrás de ellos, intentando llevarlos nuevamente al nido. A partir de aquí es conveniente retirar al macho, cuyos cuidados ya no son necesarios, puesto que se corre el riesgo (de no hacerlo) de que acuciado por el hambre resuelva darse un suculento festín a expensas de su propia progenie, ya que durante todo el proceso no habremos dado comida alguna a los peces.

cria de colisa

cria de colisa

Tres días después de nacidos empezaremos a dar alimento a las crías, vigilando con la lupa el saco vitelino y, a medida que va siendo reabsorbido, iremos aportando nuevas cantidades de infusorios, que podremos preparar con gotas de las que se venden en tubos en el comercio. Hay que evitar que se formen pliegues en el vitelo y al mismo tiempo llevar cuidado, para no excederse en su administración, echándolo todo a perder.

La primera semana, la alimentación se hará sólo a base de infusorios, probando con muy poca cantidad de comida seca en polvo, de la que también se vende especial para las crías de ovíparos. Conviene darles muy poquita comida y con relativa frecuencia, observando constantemente la evolución de las crías y cuánto y cómo comen. Ya en la segunda semana se prueba a añadir en la dieta nauplius de Artemia, y podremos considerar salvado al alevín que veamos que las come. A partir de este momento cualquier alimento variado será bueno, siempre que sea adecuado al tamaño de su pequeña boca.

La luz habrá que dejarla encendida permanentemente la bombilla de noche y el tubo de día. Veremos cómo al apagar el tubo y encender la lámpara, todos irán a concentrarse en el rincón más iluminado, lo que nos permitirá efectuar un recuento del número aproximado de unidades, que durante el resto del tiempo andarán muy desperdigados por todo el acuario.

cria de colisa lalia

cría de colisa lalia

El aspecto de los alevines es bastante grotesco en principio, con una enorme barriga, una especie de giba o mochila en la espalda y un diminuto pelillo en la cola. Poco a poco van adoptando su habitual y agradable figura y pronto se empiezan a definir sus hermosos colores, lo que nos permite distinguir a machos y hembras con facilidad.

Hay que ir añadiendo pequeñas cantidades de agua para compensar pérdidas por evaporación, hasta acabar además con el lleno total del acuario, con agua que deberá ser igual a la que se tiene o a la que habrán de estar más adelante, pero de una forma lenta y progresiva, por lo que hemos de hablar de un mes o mes y medio, antes de completar el llenado. La parte más ingrata de todo este proceso es el momento en que a los alevines empieza a formárseles el laberinto, 8 a 10 días después del nacimiento. Entonces tienen que ascender a la superficie, para satisfacer las necesidades de su segundo sistema respiratorio, cosa que sólo consiguen, aproximadamente, una mitad de los mismos. El resto son inca paces de superar este gran tache y ajaban por morir, pero esto es algo inherente a la especie y que hemos de aceptar como absolutamente normal. Todo el proceso es algo tan maravilloso e interesante, desde el punto de vista del aficionado, que necesitaríamos bastantes más páginas para poder explicarlo con todo lujo de detalles, pero los imponderables del espacio nos obligan a no extendernos más. Me tomo, sin embargo, la libertad, aprovechando la benevolencia de los lectores, de ofrecerme gustoso para cualquier aclaración de las dudas que se les pudieran suscitar.

Agradecemos a nuestros acuaristas,

Bressan, Luis A (Acuarista)[M-Ar]Indicar la fuente

Anuncios

3 responses

5 04 2012
Pablo Perez Mora (@Pabloperezmora)

Hola Luis!

Mis alevines de colisa acaban de empezar a corretear por las inmediaciones del nido, y el padre los coge y los suelta de nuevo en el. Es el primer dia que veo a los alevines y no me ha quedado del todo claro cuando tengo que separar al macho del nido.

Mi colisa empezo a formar su nido en mi acuario (que es un acuario comunitario 300l), por lo que tuve que dividirlo con una red para aislar al macho y a la hembra en el momento del desove del resto de peces y mas tarde tambien a la hembra. Tengo otra pregunta, ¿ cuando puedo meter a los alevines en una paridera? para asi poder quitar la red

24 02 2013
Laveo Lucas Bicolor

informacion muy completa

12 06 2014
Ebber Estrada Sanchez

grax amigo me servira d mucha ayuda
una pregunta
? se puede hacer algun alimento casero para los alevines?
ya que donde vivo no venden alimento para alevines y no se darles d comer ya mis pecesitos empesaron a tratar de reproducirce y apenas el macho esta asiendo el nido

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: