Xiphophorus – Cola de espada

Xiphophorus – Cola de espada

Si la totalidad de los aficionados al acuario han tenido alguna vez guppíes, el 80% ha disfrutado de un pez al que, de no constituir un espectáculo cotidiano, se le dedicaría más atención. La elegancia de formas y la atracción que presenta la espada caudal de algunos miembros del género Xiphophorus, junto con la gran variedad de coloraciones obtenidas por selección dan la imagen de uno de nuestros favoritos: EL XIPHO.

Los miembros de la familia Poecilidae son, sin discusión, los peces más populares de la acuariofilia mundial ya desde hace bastante tiempo. Vamos a ocuparnos en esta ocasión de unas determinadas especies, pertenecientes al género Xiphophorus, a las que, para entendernos, designaremos con el nombre global de Xiphos. Se caracterizan, para diferenciarlas de los Platys, por una prolongación más o menos acusada de los radios inferiores de la aleta caudal que induce su nombre común de “cola de espada” o, simplemente, espadas

Entre ellas está el xipho más corriente (Xiphophorus helleri), cuya versatilidad ha permitido obtener gran número de variedades cromáticas, e incluso morfológicas, como las cola de lira, o velo. Inicialmente, los Platies (cuyo nombre científico anterior es el inductor del nombre popular) pertenecían al género Platypoechus, del que se contabilizaban dos especies: P. maculatus y P. vaniatus. Ambas especies han sido integradas en el género Xiphophorus como solución al problema planteado por el Dr. Robert Miller, que en 1960 descubrió la especie X. milleri, que presentaba características intermedias entre ambos géneros.

Dato curioso es que, aunque el nombre latino del género: Xiphophorus, quiera decir “portador de espada”, fue aplicado por el gonopodio y no por la aleta caudal. Aunque define tan bien una cosa como la otra.

La distribución geográfica del género abarca toda la costa atlántica de México, excepto el extremo del Yucatán, hasta Guatemala y Belize (Honduras Británica).

Salvo alguna enmienda realizada posteriormente, el género presenta la siguiente sistemática, presentada por los Dres. Rosen y Bailey en 1963 y aceptada universalmente todavía hoy.

1. El grupo Helleri:

1.1.1. Xiphophorus helleri alvarezi

1.1.2. Xiphophorus helleri guentheri

1.1.3. Xiphophorus helleri helleri

1.1.4. Xiphophorus helleri signum

1.1.5. Xiphophorus helleri strigatus

1.1.6. Xiphophorus helleri clemenclae

2. El grupo Montezumae:

2.1.1. Xiphophorus montezumae montezumae

2.1.2. Xiphophorus montezumae cortezi

2.1.3. Xiphophorus pygmaeus nigrensis

2.1.4. Xiphophorus pygmaeus pygmaeus

2.1.5. Xiphophorus milleri

3. El grupo Maculatus:

3.1.1. Xiphophorus maculatus

3.1.2. Xiphophorus couchianus couchianus

3.1.3. Xiphophorus couchianus gordoni

3.1.4. Xiphophorus variatus variatus

3.1.5. Xiphophorus variatus evelynae

3.1.6. Xiphophorus xiphidium

Como hemos indicado vamos a hablar de los xiphos dejando los Platies para otra ocasión (X. vaniatus y X. maculatus). Además vamos a dar algunas breves notas sobre esas especies de xiphos a las que la enorme variedad de X. helleni en colores y atributos ha oscurecido hasta el punto de ser desconocidas prácticamente de muchos acuaristas.

El ambiente natural de estas especies abarcan zonas de altísima pluviosidad y zonas en las que llueve muy poco, aguas profundas y aguas someras de fondo arenoso, ríos de rápida corriente y aguas tranquilas, ríos de curso lento y lagunas con abundante vegetación acuática. Algunas especies viven en regiones cuyas temperaturas mínimas se sitúan sobre 12° C, y otras cuyas mínimas son de 25° C. Sin embargo, son exclusivamente dulceacuícolas, no viviendo ninguna en aguas salobres.

Por todo ello los xiphos son peces resistentes y capaces de vivir en casi cualquier tipo de agua. De todas formas conviene mantenerlos entre 20 y 25° C en agua clara y limpia y ligeramente dura: 12 a 20° DH, con un pH situado entre 7,2 y 7,5.

Como en todas las especies de pecílidos, los xiphos no presentan especiales dificultades en lo que a diferenciación sexual se refiere. Los machos, aparte de la espada caudal más o menos aparente, son de formas más estilizadas y presentan el gonopodio, que no es más que una morfología especial de la aleta anal, en forma de tubo, que facilita el transporte del esperma hasta la cloaca de la hembra.

Xiphophorus clemenciae constituye la primera especie a examinar, dentro del grupo Helleri. A estas alturas puede tratarse de una subespecie de X. helleri Es un pez bastante raro, importado a veces como el Xipho amarillo (Yellow Swordtail), los cuales dudosamente deben pertenecer a esta especie teniendo en cuenta que solamente puede encontrarse en un pequeño río mexicano, tributario del Coatzacoalos.

El tamaño de los machos es inferior a X. helleri (3 – 5 cms.), alcanzando las hembras sólo un centímetro más. La espada guarda las mismas proporciones en longitud, que la de X. helleri. El color general es un verde amarillento, con una banda central longitudinal roja. Una banda negra que une el ojo con la boca adorna la cabeza.

X. helleri alvarezi es, asimismo, más pequeño que X. helleri helleri, alcanzando los machos únicamente 5 cms. por 8 cms. las hembras. El color del cuerpo es muy similar; la banda central longitudinal es roja sobre un fondo verde oliva. La dorsal puede tener o no tener manchas rojas y negras. También es un pez extremadamente raro y por las mismas razones. Se encuentra solamente en el río Santo Domingo, un pequeño afluente de la parte alta de la cuenca del río Usumacinta.

Ziphophorus hallen! guenthen! es la subespecie más meridional. Es un poco más grande que X. h. alvarezi, alcanzando los machos los 7 cms. y las hembras 10. Su hátitat lo constituyen las lagunas y ríos de curso lento de las marismas de México, Guatemala y Honduras. Parecen existir dos variedades, cuyas poblaciones las constituyen pequeños núcleos de reproductores en los ríos Lancetilla y Belize en Honduras, en los que el rayado de la parte posterior del cuerpo que llega hasta la banda longitudinal central, se convierte en un punteado negro.

La subespecie tipo X. h. helleri es la mayor alcanzando los machos 10 cms. y las hembras los 12. El tipo salvaje es un pez de color verdoso, con una banda longitudinal roja. Sin embargo, se han obtenido múltiples variaciones cromáticas y morfológicas que intentaremos detallar brevemente algo más adelante.

El límite norte de su distribución lo constituye el río mexicano Nautla, mientras en el sur es el Jamape en el mismo país. Su hábitat es muy variable, dada su amplia distribución geográfica.

X. helleri signum se encuentra en el río guatemalteco Chajmaic. Las dimensiones son de 7 cms. para los machos y unos 8 a 10 cms. en el caso de las hembras; es una rareza de colores no muy atractivos:

Sobre un fondo gris oliváceo se extiende una banda longitudinal más oscura.

El último miembro del grupo lo constituye el X. helleri strigatus, un pez que mora en todo tipo de ambientes situados en las cuencas de los ríos Papaloapan y Coatzacoalos en México.

Como último apunte cabe reseñar la existencia de algunas razas de X. helleri helleri. La variedad jalape, la variedad rachovii, y una no concretada forma, posiblemente de X. helleri helleri o, en todo caso, de X. helleri strigatus, procedente del sur del Yucatán. La variedad de Jalape procede, como su nombre indica, del norte del estado de Veracruz. Posee una librea pardo olivácea; su característica más notoria es la presencia de una pequeña mancha negra en cada escama de la zona superior del cuerpo hasta la línea longitudinal central, y también la presencia de dos líneas de puntos rojos en la base de la aleta dorsal.

La variedad rachovii procede de Puerto Barrios. Presenta un rayado en la mitad superior de la parte posterior del cuerpo, hasta la línea longitudinal central. También dos manchas oscuras en la base de la caudal, al estilo de algunos Platies.

La lista no es, naturalmente, exhaustiva debido al hecho de la existencia de numerosas otras razas, si bien las diferencias son en todo caso menores a las existentes entre las descritas.

El mejor acuario para estas especies es un depósito amplio en el que puedan crecer a gusto. Conviene una densa plantación periférica donde puedan esconderse los peces perseguidos, ya que, aunque la especie no es especialmente agresiva, a veces algún macho puede hacer una esporádica “limpieza”. Necesitan espacio para nadar siendo peces muy activos y prolíficos. Dependiendo del tamaño de la hembra, nacen de 20 a 150 alevines, que se han desarrollado en el interior del vientre de la misma. Lo primero que sorprende de los mismos (por lo menos en X. helleri helleri y sus variedades de selección), es su gran tamaño, sobre todo teniendo en cuenta su número. Son, indiscutiblemente, los recién nacidos más grandes de todos los pecílidos, en relación a la talla de la hembra.

El crecimiento es rápido y la madurez sexual se alcanza en tres o cuatro meses. Como norma conviene tener en cuenta que, una vez se ha desarrollado la espada del macho completamente, el pez no crece más. Por ello conviene hacerlos crecer lo más rápidamente posible, si se quiere obtener ejemplares de calidad. Los peces que maduran más tarde son siempre mayores que los más tempranos.

No tienen excesivos problemas de alimentación. Conviene proporcionarles una dieta variada, que incluya una abundante porción vegetal. Como hemos prometido, vamos a reseñar ahora brevemente algunas de las más conocidas razas obtenidas por selección de Xiphophorus helleri helleri. Para desespero de ictiólogos y disfrute de aficionados acuaristas hay que añadir un dato más: como seguro para prevenir malformaciones genéticas, muchos de estos peces tienen ancestros mixtos Xipho / Platy. De ahí muchas siluetas corporales y atributos cromáticos que, de otra forma, no serían explicables en los xiphos domésticos.

Existen más formas y, por supuesto, combinaciones de las anteriores cuando los caracteres implicados no se excluyen. También existen variaciones menores de cada forma principal. Sería muy largo detallar aquí todas ellas. Sin embargo, creo que hemos conseguido dar un vistazo a las enormes posibilidades de un pez que, por corriente, no deja de ser un ilustre huésped de nuestros acuarios. Para acabar vamos a hacer un breve recorrido por las especies de Xiphophorus, pertenecientes a los grupos Montezumae y Maculatus y que pueden considerarse morfológicamente y de forma arbitraria como más Xiphos que Platies.

Variedad

Descripción

Observaciones

Xipho verde

Teóricamente, el tipo salvaje, con mínimas

Xipho rojo

Cuerpo y aletas completamente rojas. Ojo

el iris plateado

Xipho rojo – ojo rojo

Igual al anterior con el ojo e iris del mismo color del cuerpo.

Xipho “red jet”

· Forma alemana.

La mitad del cuerpo es roja y la otra mitad es negra, incluyendo la espada. El color negro se transforma en la mitad roja del cuerpo en una serie de puntos negros.

· Forma americana

La transición entre los dos matices de la librea es una frontera perfectamente delimitada. La espada es excepcionalmente fina y larga.

Obtenida por cruce de un X. rnaculatus macho rojo con una hembra helleri verde.

Obtenida por cruce de un Xipho verde con un X. montezurnae.

Xipho naranja

Color más pálido que el del Xipho rojo, que, además, en el vientre y la garganta es plateado. El color naranja de las aletas se desvanece hacia los extremos.

Obtenido por cruce de un Xipho rojo con uno verde, de estirpe doméstica.

Xipho albino

Color típico de los animales albinos (blanco-rosado), incluyendo el ojo rojo.

No alcanzan más allá de 9 cm.

Xipho dorado

Color general dorado, ni siquiera el borde de la espada es negro.

Xipho negro

Un pez rarísimo de obtener y por tanto de observar. Totalmente negro brillante.

Xipho “London”

Librea naranja, con algunos grupos de escamas, salpicados por el cuerpo, de color verde metálico. Las aletas amarillas.

Xipho “Berlín”

Parece ser una combinación del negro y el “London”. Negro con casi todas las escamas salpicadas de verde metálico en el centro. El vientre y garganta pueden ir del amarillo al naranja.

Xipho “Pineapple”

Color del amarillo al naranja. No muy distinto del verde, excepto por la coloración de fondo del cuerpo. Presenta la banda central longitudinal roja.

Su nombre significa “Piña tropical’, pero es que los amarillos son denominados a veces ‘Xipho banana’.

Xipho “Piebald”

Cuando son jóvenes, son básicamente naranjas y negros. De adultos… ver observaciones.

Desarrollada por la Dra. Joanne Norton en los U.S.A. Su característica principal la constituye el que uno no sabe nunca en qué color va a acabar. Pueden terminar siendo negros, naranjas, rojos, blancos…

Xipho “Wiesbaden”

La parte superior del cuerpo es verde oliva,

inferior negra. La banda roja central supone la línea divisoria. Existe una forma roja, cuya parte superior del cuerpo es escarlata en lugar de verde.

La forma apareció en 1937. Se desarrolló cruzando un macho verde, con una hembra verde. Pero el macho presentaba manchas negras en el vientre la segunda variedad fue producida con un macho rojo.

Xipho bronce

El color general del cuerpo es un bronce amarillento pálido con dos líneas rojas. La dorsal es intensamente roja y las restantes aletas rojizas.

Variedad difícil de ver.

Xipho “Wagtail”

Pueden observarse tres formas: roja, dorada y verde. La espada es siempre negra.

Xipho tuxedo

Muy parecido a la forma ‘Wiesbaden”, El vientre puede ser dorado o plateado.

Variedad genéticamente mucho más fija que la ‘Wiesbaden”.

Xipho Simpson “Hi—fin”

La característica de este pez es la gran aleta dorsal.

Desarrollada por la Sra. Simpson en California.

Xipho “Delta Topsail”

La diferencia con el anterior es que los radios anteriores de la dorsal son erectos, manteniendo la aleta siempre levantada.

También al igual que el anterior está combinado con diversas formas cromáticas.

Xipho cola de lira

espada doble

Estas dos variedades son muy similares y a menudo se confunden. El auténtico cola de lira curva su espada hacia arriba, mientras la prolongación de los radios superiores de la cola se curva hacia abajo. En el doble espada ambas prolongaciones son rectas.

Las hembras presentan los mismos atributos.

En la cola de lira las demás aletas tienden a extenderse de la misma forma.

En el grupo Montezumae, la primera especie es el famoso X. milleri, causante de la adscripción de los Platies al mismo género de los Xiphos. Es mexicano y, hasta el momento, sólo ha sido hallado en un río tributario de la laguna Catemaco. La morfología es la de la de los Xiphos, excepto en lo que afecta al gonopodio, igual al de los Platies. Sus dimensiones son 3,5 cms. para los machos y 4,5 en las hembras.

Xiphophorus montezumae está dividido en dos subespecies: X. montezumae montezumae y X. m. cortezi. Esta última se encuentra en las cuencas de los ríos Axtla, Montezuma y Pánico en la zona meridional de México. Es la más pequeña de las dos formas alcanzando los machos un máximo de 4,5 cms. y las hembras, los 6 cms. El color varía del verde oliva al marrón rojizo. X. m. montezumae tiene la misma distribución que el anterior, además de estar presente en el rio Salto de Agua. Sin embargo, está ausente de marismas y lagunas. Los machos miden 5,5 cms. completamente desarrollado y las hembras 6,5. El color general es verde oliva, transformándose hacia el vientre en un plateado.

La última especie de este grupo es el Xiphophorus pygmaeus, también dividida en dos subespecies: X. p. pygmaeus y X. p. nigrensis. Todo es “enano” en esta especie, desde el tamaño a la espada. La característica que los diferencia de las otras especies del grupo es su preferencia por aguas de temperaturas superiores a los 25° C. X. p. nigrensis es una especie rara de ver, habitante de las fuentes del río Choy, en donde puebla las riberas densas de vegetación y piedras. Los machos miden 3,5 cms. y las hembras 4. X. p. pygmaeus es todavía más pequeño, siendo los machos de 3 cm. y las hembras de un máximo de 4.

Hasta el presente sólo ha sido hallado en una pequeña área del río Axtla, poblando, también las riberas exuberantes de vegetación y las zonas rocosas. Habita junto a comunidades de X. montezumae cortezi y X. variatus variatus. Al morar en aguas ligeramente más movidas que la subespecie anterior la forma del cuerpo es más alargada.

La única especie del grupo Maculatus con interés para nosotros, en este artículo, es X. xiphidium. Cabe, de todas formas, señalar que los ingleses lo conocen con el nombre de Platy de cola picuda, lo que nos informa de cuáles son sus afinidades reales y de que, es (a única especie del grupo que presenta una rudimentaria espada, por lo que la incluimos en este comentario.

Fue descubierto en el río Purificación que desemboca en el río Sota la Marina cerca de Ciudad Victoria. Los machos son pequeños (4 cms.) y las hembras sólo alcanzan un centímetro más. La espada es incolora.

Parece ser que podría tratarse de una subespecie de X. varíatus, en cuyo caso este comentario ahora estaría mucho más fuera de lugar. La forma del cuerpo es claramente la de un Platy.

Todos estos peces, salvo ligeras exigencias distintas a título individual (por ejemplo, la última especie requiere abundante alimento vivo). No son difíciles de mantener, teniendo en cuenta las indicaciones que se dieron cuando finalizábamos con las especies del primer grupo.

Species
Xiphophorus alvarezi (Rosen 1960)
Xiphophorus andersi (Meyer and Schartl 1980)
Xiphophorus birchmanni (Lechner and Radda 1987)
Xiphophorus clemenciae (Alvarez 1959)
Xiphophorus continens (Rauchenberger et al., 1990)
Xiphophorus cortezi (Rosen 1960)
Xiphophorus couchianus (Girard 1859)
Xiphophorus evelynae (Rosen 1960)
Xiphophorus gordoni (Miller and Minckley 1963)
Xiphophorus helleri (Heckel 1848)
Xiphophorus maculatus (Gunther 1866)
Xiphophorus malinche (Rauchenberger et al., 1990)
Xiphophorus mayae (Meyer and Schartl, 2002; )
Xiphophorus meyeri (Schartl and Schroder 1988)
Xiphophorus milleri (Rosen 1960)
Xiphophorus montezumae (Jordan and Snyder 1899)
Xiphophorus multilineatus (Rauchenberger et al., 1990)
Xiphophorus nezahualcoyotl (Rauchenberger et al., 1990)
Xiphophorus nigrensis (Rosen 1960)
Xiphophorus pygmaeus (Hubbs and Gordon 1943)
Xiphophorus signum (Rosen and Kallman 1969)
Xiphophorus variatus (Meek 1904)
Xiphophorus xiphidium (Gordon 1932)

Una cosa queda clara, una vez uno se ha hecho una idea aproximada de lo que suponen los xiphos en la acuarística. Aparte de su belleza, son un poderoso acicate en la consecución de nuevas variedades y formas, que rivalizan o desbancan totalmente a las formas salvajes. A pesar de que la cosa no es tan sencilla como parece, el hecho está ahí, ¿no nos está invitando a intentarlo?

Enlaces externos

ManiacotasLa enciclopedia Virtual de BolsilloManiacotas GeográficaEnciclopedia Animal Bressan Luis Indicar la fuente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: