Tipos Ecológicos Sudamericanos

23 08 2011

Asociación Acuariófila Argentina

Para aquellos que quieran comprender los grupos de los peces, según su habitat y su comportamiento.-

Tipos Ecológicos Sudamericanos

Los peces, tanto de agua dulce como marinos, al igual que otros organismos acuáticos, manifiestan estrechas relaciones con la latitud, temperatura, salinidad, transparencia o turbidez del agua, el contenido en detritos, profundidad, corrientes, naturaleza del fondo y cantidad de alimento.

Su sensibilidad a las sustancias disueltas en el agua es muy aguda, hecho que agregado a su capacidad auditiva y su línea lateral, hacen que el pez se ubique graduando la profundidad a la que se halla y aprecie la distancia media con los accidentes de su residencia y el paso de otros seres en su ámbito de vida. Es de destacar que la capacidad auditiva en los siluriformes o bagres y en otros ostariofisios es similar a la del hombre en cuanto a la frecuencia de los sonidos percibidos.

La mayor o menor tolerancia respecto de tal o cual factor determinará la posibilidad que una especie pueda o no encontrarse en un hábitat determinado y el factor “limitante” es aquel cuyo exceso o déficit impide la permanencia o la vida del pez. La temperatura y la salinidad suelen ser factores limitantes para los peces. No sólo cada especie posee su propia escala de tolerancia hacia los factores del ambiente sino que en la naturaleza viven en un hábitat determinado o en residencias de tipo similar. En cada ambiente general sea marino, de agua dulce o de aguas continentales y terrestres, las relaciones existentes entre ambiente y organismos, con la transformación de la materia inorgánica en materia viva permite hablar de “ciclos”. Estos ciclos llevan la energía solar y las sales minerales, al aprovechamiento fotosintético por los vegetales verdes, a los organismos herbívoros o consumidores primarios y a los carnívoros o consumidores secundarios que están en el extremo de la “cadena alimentaria”. En el ciclo de conversión de la materia y en el metabolismo del cuerpo de agua, cada especie tiene un lugar definido derivado especialmente de su régimen alimentario, de manera que los peces están estrechamente vinculados con el resto del mundo físico estableciendo así correlaciones y encontrando las adaptaciones morfológicas, fisiológicas y de comportamiento respecto a su hábitat. Así, la respiración aérea de algunos peces es una adaptación a la vida en ambientes acuáticos pobres en 02 ó a la permanencia fuera del agua. La conformación bucal adecuada a su régimen alimentario en los peces hematófagos es otro ejemplo de adaptación, como lo son también el comportamiento y la apariencia del pez de aguas abiertas que contrastan con la lentitud y estructura más pesada de los habitantes del fondo.

En el ciclo vital de los peces, se distinguen normalmente dos tipos de migraciones:

1. Migraciones Tróficas (de dispersión o de nutrición) causadas por los desplazamientos horizontales o verticales de los organismos que constituyen el alimento principal de los peces.

2. Migraciones Genéticas (de concentración o de reproducción), debidas a las funciones relacionadas con la perpetuación de la especie.

El segundo tipo de migraciones es muy Característico para numerosas especies de clupeidos, escómbridos, salmónidos, gádidos y tiburones y se manifiesta periódicamente todos los años. Los salmónidos, son especies migratorias anadromas o potamotocas (se reproducen en el agua dulce). Existen también especies de agua dulce que se reproducen en el mar o sea especies catadromas o talasotocas. Tal es el caso de la anguila del Hemisferio Norte y de algunas especies de esturiones del Mar Negro.

Además de estos dos tipos de migraciones, se observa en muchos grupos, por ejemplo, tiburones y algunas especies de lenguados, otro tipo de migraciones, son los desplazamientos estacionales que son motivados por el ciclo anual en relación con los cambios térmicos, la intensidad de la luz y el grado de salinidad de las diversas capas de agua. Esto se puede observar en los engráulidos, y especialmente en los tiburones ya que son muy sensibles a ese respecto. En los clupeidos parece ser que también las fases lunares ejercen influencia en el desplazamiento vertical ya que a medida que se desarrolla la fase de la luna llena, los peces se concentran en las capas más profundas.

Una característica particular de diversos grupos de peces tales como especies pertenecientes a los clupeidos, engráulidos, escómbridos, salmónidos, gádidos y pleuronectiformes; es que constituyen poblaciones cuyos individuos pueden diferir por el tamaño del cuerpo, número de vértebras, hábitat hidrológico, ritmo de crecimiento, edad de la primera madurez sexual, etc.

Cabe destacar que en la mayoría de las especies, la época de reproducción y la edad en que aparece la primera madurez sexual se halla en dependencia con la latitud geográfica y la temperatura del ambiente. El ritmo de crecimiento está influenciado además por los caracteres específicos, la época de eclosión, la salinidad del agua, la abundancia de alimento y su valor nutritivo.

En una división general del ambiente físico se considera el medio terrestre o geobios y el medio acuático o hidrobios. Atendiendo a que hay organismos marinos y dulceacuícolas se distinguen el halobios (del griego halos: sal) del limnobios (del griego limno: lago).

Refiriéndonos ahora al limnobios daremos un recorrido por algunos de sus ambientes acuáticos representativos y de su fauna ictiológica:

1. El Madrejón: es un ambiente acuático en cause fluvial, pero normalmente estancado debido a las grandes masas de vegetación acumulada, colmado por agua de desborde de algún río cercano de fondo limoso y con una extensa carpeta flotante de hidrofitos. Por ejemplo, en el madrejón se registraron 52 especies de las cuales sólo cinco alcanzan un tamaño relativamente grande: Curimata, Leporinos, Pimelodus y Hoplias.

2. Charca de Desborde: zanjones o depresiones de reducidas dimensiones que no sobrepasan los 50 m y que reciben aguas de desborde de ríos, sin grandes obstáculos de vegetación acuática interpuesta. Están poblados por Curimata. Pimelodus claria, Leporinus frederici y fasciatus, Hoplias, cichlidos y Characinidos.

3. El Estero: es un ambiente acuático tropical, del tipo de aguas estancadas o leníticas, en clima cálido con verano seco. Frondosa vegetación, poca profundidad, sedimento limoso y organógeno, estratificación térmica directa y déficit de °2 disuelto. La población íctica es la más rica y evidente de todas por su abundancia. Aquí habitan especies, algunas de las cuales tienen adaptaciones a la respiración aérea, Hoplias, Chara. cinidos, Serrasalmus (ocasionalmente), Pirrulinas, Gimnótidos como Hypopomus brevirostris, Rhamdia sapo, Characidium fasciatum, cálictidos “cascarudos”, loricáridos, symbranchidos, lepidosirénidos (Lepidosiren paradoxa) y ciprinodóntidos.

Salvo la piraña y la Crenicichla, el resto de’ las especies vive en el estero todo el año y de ellas respiran aire atmosférico Hoplia, gymnotiformes, calictidos, plecostomidos, symbranchidos y lepidosirenidos. El mecanismo para la respiración aérea n es el mismo en todos lo casos: Symbranchus tiene la cámara branquial llena de aire; en Hoplias el órgano respiratorio es la vejiga natatoria lo mismo que en la lepidosirena; en los calíctidos y loricáridos es el estómago o el intestino. Los Otros peces, como los Characinidos, Cichlidos y pirrulina, se mantienen inmediatamente debajo de la superficie y remueven el agua de la capa en contacto con el aire hacia las branquias; en cambio los ciprinodóntidos ascienden continuamente hacia la superficie.

TIPOS ECOLÓGICOS:

Considerando el hábitat que frecuentan, la conformación peculiar que poseen y su comportamiento, se puede diferenciar entre los peces de aguas continentales varios tipos o grupos “ecológicos” o “biológicos”:

1. Peces de Fondo: o componentes de la comunidad bentónica entre los que se cuentan el tipo Rajiforme o de Raya, habitantes de los fondos limosos o limo-arenosos que comen moluscos y otros organismos. Su cuerpo está conformado para ello ya que se diferencia en un disco achatado y en una cola estrecha. Además presenta un dicromalismo que indica claramente la posición del animal respecto del sustrato.

Otros peces de fondo corresponden al tipo llamado loricariforme, con el cuerpo enteramente cubierto por placas óseas, superficie ventral aplanada y superficie dorsal más o menos angulosa o curvada. Barbillas cortas. Algunos, llevan consigo los huevos sujetos en un paquete en su labio inferior doblado.

Componentes de este ámbito son los Plecostomus, de régimen alimentario iliófago: los loricáridos y calíctidos de régimen detritívoro prefieren aguas tranquilas, de fondo muelle y limoso.

En este grupo ubicamos, quizás en transición al grupo siguiente; a los armados de la familia Dorádidos, omnívoros. Otros peces omnívoros son las especies de Loricaria, pero éstas aunque son iguales en sus características morfológicas, viven en aguas corrientes y límpidas en arroyos y ríos montañosos, sujetándose al sustrato rocoso mediante su boca que funciona a modo de ventosa. Demuestran quizás un tipo secundario de adaptación torrentícola.

2. Peces frecuentadores de fondo: en ambientes vegetados, de fondos blandos o movibles, en general de escasa corriente, en donde encuentran su principal alimento, viven diversos siluriformes. Este grupo, que se puede calificar de tipo Bagre, presenta diversas modalidades y está mejor ejemplificado por el común de los Pimelódidos, todos carnívoros, se alimentan a base de moluscos, crustáceos, insectos, con desviaciones hacia la ingestión de fango, de plancton y pececillos.

Tanto los peces propiamente bentónicos, los rajiformes, como los iliófagos y detritívoros loricariformes y los frecuentadores del fondo, son comparativamente lentos, sedentarios y tienen todo el cuerpo deprimido en cierto grado. Ninguno es realmente migrador.

3. Peces predadores del río abierto: donde son característicos los characiformes predadores, peces nadadores y veloces que efectúan migraciones regulares de gran alcance y persiguen asiduamente a lepóridos. y otras especies. Se caracterizan por su cuerpo comprimido, cabeza compacta y corta, altura moderada y potente dentición de piezas caniniformes. Ejemplos destacados son el dora do, el pirapitá y los grandes dientudos. Como una agrupación especial se consideran los grandes siluriformes ictiófagos de río abierto, más bien semidemersales por frecuentar aguas más profundas, que son los Pseudoplatystomas.

4. En aguas quietas y vegetadas se pueden diferenciar hasta tres conjuntos ecológicos:

a) El de los peces pequeños de régimen carnívoro, de aspecto characiforme generalizado, que comen invertebrados pequeños. Las mojarras y mojarritas son los exponentes más característicos. No demuestran cuidados parentales para sus crías y, por el contrario, son afectos a devorar sus propios huevos y larvas. Todos ellos tienen el cuerpo comprimido, plateado;

b) El de las formas omnívoras y herbívoras, como los Characidium, lepóridos, en tanto no son grandes y los Phyrrulininae. Son sedentarios y no cuidan sus crías.

Un tipo particular de peces predadores que viven en aguas quietas es el de los cíclidos llamados Crenicichlas de los géneros horno crómicos. Poseen dientes caniniformes en varías hileras y sí manifiestan cuidados parentales;

c) el de la familia de los Cíclidos, es notable su homocromía y la facultad de mudar de color armonizándolo a los contrastes del contorno. Tienen exquisitos cuidados para su prole y siempre poseen algún tipo de nidificación, llegando hasta la incubación bucal o protección bucal de las crías. Son de régimen carnívoro, con dentadura bien desarrollada de pequeños dientes cónicos. No realizan migraciones y, por el contrario, tienen un reducido ámbito del hogar, muy territoriales.

5. Peces hematófagos o parásitos, propio de diversas especies de la familia de los Pigídidos. Se adhieren a ¡as branquias y mucosas de otros peces de cuya sangre se alimentan y permanecen por cierto tiempo prendidos. El número de dientes se reducen y poseen dientes especiales en forma de gancho o de garra, son pequeños, de sección redondeada, carecen de escamas, siempre dentro de una conformación anguiliforme que facilita su penetración en cavidades estrechas. Esto explica en parte, la capacidad que han adquirido algunas especies como el candirú (nombre indígena), que penetra ocasionalmente en las cavidades naturales urogenirales del ser humano produciendo Cruentas lesiones. La existencia de espinas retrorsas, operculares e iriteroperculares, impide su salida del conducto en donde han penetrado, lo cual exige la extirpación quirúrgica.

6. En arroyos de aguas transparentes y frías, de fuerte corriente con lecho arenoso y pedregoso, viven peces estenotermos de agua fría $ que huyen de la luz y se acomodan contra la corriente (lucífugos y reófilos). Los más interesantes son los siluriformes de los géneros Pygidium y Hatcheria, de cuerpo anguiliforme, ojos poco desarrollados y capaces de meter- se en el sustrato blando para soportar la falta de agua en el período de sequía.

7 Peces voladores, como el Thoracocharax siellatus y especies del género Carnegiella. Habitan en aguas tranquilas cerca de la superficie y son capaces de salir fuera del agua merced al rapidísimo movimiento de sus pectorales que baten el agua para “volar” hasta cerca de 1 metro. Se asegura que eso los habilita para escapar de algún perseguidor temible. Cuerpo muy comprimido, visto de frente el pez aparenta una “y” muy cerrada y estrecha, de la cual sobresalen a cada lado las aletas pectorales.

8. Peces anfibióticos, capaces de trasponer sin mengua las barreras entre dominio marino y dominio dulceacuícola. Por su adecuación a los cambios de salinidad del medio, constituyen un tipo biológico basado en características fisiológicas. Todos son migradores y se reproducen sea en el mar como las lisas 6 en aguas dulces como las anchoas.

Un pez tolerante a concentraciones variables de sales disueltas, cuando se encuentra en agua dulce filtra mucha cantidad de liquido por el glomérulo nefridial y elimina copiosa orina isotónica (respecto del agua ambiente). Pero cuando pasa al agua salada debe realizar un trabajo Osmótico enteramente distinto y retener todo el agua posible, eliminando escasa orina hipertónica (cargada de sales). Se ha supuesto que la disminución del volumen de la sangre que pasa por el riñón podría llenar esos fines, cuando un pez dulce acuícola pasa al agua marina; reteniendo así mayor volumen de agua.

Los peces anfibióicos que efectúan migraciones más o menos regulares, penetran regularmente en los ríos, en donde viven una parte de su vida. Son las anchoas y anchoitas, es decir Engráulidos del género Lycengraulis. Quizás sean anfibióticas las sardinas del género Clupea, al menos la Clupea melanostoma melanostoma como se ha pretendido, ya que cierto parásito de este pez, para culminar el ciclo de su vida, debe llegar normalmente al cuerpo de un pez marino ictiófago. Las lisas del género Mugil son también arifibióicas, desovan en el mar o en aguas estuariales cercanas a él y sus desplazamientos parecen depender de estímulos alimentarios.

Otros peces eurihalinos, por su capacidad de soportar el agua mucho menos salada que la del mar, no son realmente formas anfibióicas, pues su entrada en las aguas dulces es ocasional y aperiódica y la intromisión se restringe a las zonas exteriores de ambientes estuariales y a los tramos de ríos con salinidad relativamente elevada. Así es posible encontrar algún lenguado marino del género Para lichthys.

9- Peces anuales. En los ambientes acuáticos de reducidas dimensiones y en general muy playos, de régimen temporario como lo son las charcas, viven ciprinodóntidos que por su habitual longevidad de un año o poco menos son llamados peces anuales. El hábitat con comunidad vegetal profusa, adquiere a menudo temperaturas que superan los 300 C, antes de su desecamiento. Cynolebias es el exponente mas destacado. Su ciclo de vida está en relación y adaptación con el ciclo del ambiente., lo cual es posible por la producción de huevos de resistencia a la desecación. Si bien estos peces son capaces de vivir más de un año cuando el ambiente no se seca, los huevos no eclosionan y pierden su fertilidad si no han sufrido esa permanencia fuera del agua.

 

HALOBIOS

 

Refiriéndonos a los halobios, diremos que desde un punto de vista general los ambientes marinos son muy importantes ya que el medio físico formado por el océano y mares comprende un 70 % de la superficie terrestre. La característica sobresaliente del medio marino es la salinidad. Esta varía por la evaporación de las zonas cálidas, por el aporte de las aguas dulces de las precipitaciones de los ríos, de los deshielos, oscilando entre límites bastante apreciables. Tal salinidad está dada, sobre todo, por cloruros y sulfatos. Nitratos y fosfatos tienen importancia en la bioproducción, pues la cantidad disponible en la masa de agua iluminada hace posible la producción de grandes cantidades de fitoplancton. Los fosfatos incorporados en los componentes orgánicos de los vegetales y los animales del plancton, descienden con sus cadáveres; y en las capas más profundas son liberados por el proceso de mineralización, en el que intervienen principalmente las bacterias y una serie de animales que habitan el fango orgánico. entre los que se encuentran ciertos Anélidos y algunos peces, por ello se los llama preparadores o premineral izadores.

Como el océano absorbe e irradia calor mucho más lentamente que el aire, las variaciones de temperatura son mucho menos marcadas o sea que es un ambiente más uniforme y por eso mismo cuanto más uniforme, es más propicio a albergar formas de vida más primitivas.

Los movimientos del agua oceánica, corrientes, mareas y otros, tienen repercusión en el halobios. Las primeras dispersan los huevos flotantes y las larvas de muchas especies sedentarias y transportan alimentos: las mareas determinan ambientes litorales que por sus condiciones de vida menos uniformes tienen comunidades de organismos adaptados a soportar una desecación parcial, teniendo marcados ritmos.

En las capas superiores, los rayos lumínicos penetran hasta la profundidad aproximada de 200 a 400 metros. Por supuesto que hay una absorción selectiva y únicamente penetran profundamente las ondas de ciertas longitudes en la gama del violeta y azul. Por eso la capa iluminada o fótica es la que sustenta mayor cantidad de organismos por la presencia de luz que permite la vida y el desarrollo de los vegetales fotosintéticos. Este factor determina una zonación vertical y así se reconocen varias capas: capa iluminada (fótica), divisible en capa eufóiica y capa discática o de penumbra y capa profunda sin luz o afótica. Una de las consecuencias de la falta de vegetales en la capa afótica es que la fauna entera es carnívora o ingiere el fango orgánico.

Comparando las condiciones del medio terrestre con el medio marino resalta la escasa amplitud de variación de los factores ecológicos en mares y océanos, corno son temperatura, pH, gases disueltos, etc. Comparativamente es un medio de vida estable, no muy diferente del medio interno de los animales.

En cuanto a los peces marinos, teniendo en cuenta las regiones geográficas del espacio marítimo y su división climática, se pueden distinguir:

1 .- Especies propias de las zonas templadas y polar.

2.- Especies propias de la zona intertropical.

3.- Especies cosmopolitas.

Además, con respecto a las divisiones ecológicas del espacio marítimo la fauna íctica comprende especies pelágicas y bentónicas. Encontramos así:

1 .- Peces de superficie, tanto en regiones costeras de la plataforma continental en alta mar o regiones pelágicas cuyos representantes más importantes son los clupeidos, engráulides, escómbridos y carángidos.

2.- Peces de fondo que pertenecen a la comunidad bentónica del mar que incluye la mayoría de las especies de gádidos, lenguados, esciénidos, zoárcidos, tiburones, etc.

Varias especies de ambos grupos no permanecen todo el tiempo que dura su ciclo vital en el mismo hábitat. La mayoría realiza migraciones generales o locales, producidas por diversas causas, algunas externas o ambientales y otras internas o fisiológicas.

En cuanto a los peces de superficie, la mayoría son especies migratorias. Tienen en el transcurso de su ciclo vital diferentes hábitats de nutrición y de reproducción, de manera que en ciertas épocas del año se producen concentraciones masivas de individuos o cardúmenes que llegan hasta las costas, Algunas especies penetran durante su migración genética también en las lagunas litorales y en los ríos (especies anádromas).

En cuanto a los peces marinos de la región del fondo se pueden dividir desde el punto de vista ecológico, en tres categorías:

1.- Peces de la región de la plataforma continental (zona eubental): de tipo demersal, que habitan los fondos de fango y arena desde la zona litoral hasta la profundidad media de 200 metros, como así también los bancos submarinos hasta la misma profundidad.

2.- Peces de profundidad media (zona del mesobental): de tipo mesodemersal que se encuentran en las regiones del talud continental o sobre los bancos submarinos a profundidades mayores de 200 metros.

3.- Peces de las grandes profundidades, de tipo batidemersal propios de la zona de batibental de los océanos.

Las especies de peces de las primeras dos categorías tienen gran importancia económica y se pueden capturar hasta profundidades superiores a 600 metros, especialmente las que pertenecen a las familias Gadidae, Merluccinidae, Brotulidae, Zoarcidae, Ophiidae, Scorpaenidae, Lophiidae, y a los grupos de Pleuroectiformes (lenguados) y Elasmobranchii (tiburones.

En la región costera del mar, las especies de fondo se pescan en cantidad relativamente reducida, teniendo más bien importancia para el consumo local. En cambio, en la región Del fondo blando de la plataforma continental (eubental) de los bancos submarinos y del talud continental (mesobental), se extraen anualmente miles de toneladas. Sin embargo. de todas las especies de fondo sólo un número reducido constituye el objeto de la pesca comercial.

Junto con las especies de fondo se capturan, principalmente en la pesca algunas especies pelágicas, sobre todo clupeidos y escómbridos que en ciertas épocas del año realizan migraciones hacia las capas de agua más profundas o cercanas a la costa. También en la región costera y la de la plataforma continental se capturan, a diversas profundidades, peces de fondo pertenecientes a otras familias, tales como Serranidae, Sciaenidae, etc., de las que algunos llegan hasta profundidades que sobrepasan los 200 metros.

A.J.T.R.

 Asociación Acuariófila Argentina

<  SIGANOS  en Twitter @EncAnimalAR  y en  Facebook Luis Alberto Bressan  / Grupo Enciclopedia Animal

Y si  todos los que deseen pueden estar conectados a EnciclopediAAnimal.com.Ar  y sus Págs.  Asoc.

Los artículos son para compartir –  Indicar la fuente

/  Buscamos corresponsales en Ecología, y observadores de animales para aportar datos e imágenes para la www.EnciclopediAAnimal.com.AR  y las asoc. – esperando contar con vosotros y aquellas asoc. que desean compartir vuestras experiencia. Desde  aquí en las Pampas argentina un GRAN ABRAZO / • We are looking for ecological correspondents and animal watchers to provide data and images for the http://www.EnciclopediAAnimal.com.AR and all its associations. We´d like to count  you in  and all those who wish to share their experience.  From here  Pampas Argentinas . Regards. *  enciclopediaanimal@yahoo.com.ar  –  Twitter @EncAnimalAR.

 

Anuncios

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: