El Tubifex, alimento vivo

EL TUBIFEX

Posiblemente sea el tubifex uno de los alimentos más tradicionales en acuariofilia. También es uno de los más controvertidos. El principal ataque que se les hace no es contra el gusano mismo sino contra lo que acarrea éste hay multitud de referencias de enfermedades, tan variadas como nocivas, tomadas por los peces después de haber sido alimentados con el tubifex. Desde luego no se trata de discutir estas afirmaciones por cuanto, muy posiblemente, son ciertas. Pero, al igual que los acuaristas que afirman que el tubifex es un peligroso huésped de muchas enfermedades, hay acuaristas que a ellos nunca les ha supuesto ningún problema.

Probablemente una de las causas de las infecciones vía tubifex es que, cuando llegan a los comercios, vienen de sus lugares de captura directamente, es decir de las cloacas. Si uno compra tubifex recién llegado y no toma ninguna precaución puede ocurrirle un desastre, pero incluso al acuarista mismo. No sucede lo mismo cuando el tubifex lleva varios días en la tienda y está ya limpio.

Experiencias personales con el tubifex me han demostrado que, incluso, los peces con una amplia dieta alimenticia en la que no interviene para nada el alimento seco, reciben los gusanos de una forma que hay que verla para creerla: cambian absolutamente de color, vistiéndose en muchos casos de los colores nupciales, lo que demuestra su afición por el alimento.

los gusanitos de Tuby

los gusanitos de Tuby

Otro de los máximos problemas que proporciona el tubifex es su corta duración una vez comprados y teniendo en cuenta todas las precauciones que tradicionalmente se aconsejan: tenerlos en agua corriente, etc. Las consecuencias de ello es que, puesto que disfrutan de oxígeno en abundancia, pierden el característico color rojo. El tubifex como muchos pequeños organismos acuáticos (Daphnias, por ejemplo) tienen hemoglobina en sus líquidos corporales o. por lo menos, moléculas estructural y funcionalmente parecidas a ella, El resultado es el color rojo del gusano. La posesión de estas moléculas ha surgido en la evolución como una adaptación al medio, ya que estos gusanos al vivir en lugares muy polucionados y, por tanto, pobres en oxígeno, han de procurarse un sistema de almacenamiento del gas. Si ahora, conociendo todo esto, colocamos un organismo adaptado a esta forma de vida en un lugar con abundante oxigeno (por ejemplo, agua corriente), el gusano deja de necesitan la hemoglobina y puesto que su producción le requiere un fuerte gasto metabólico la detiene, perdiendo color. Es obvio que el principal valor del gusano como alimento es precisamente éste, el de poseer una molécula como la hemoglobina, que proporciona al predador, hierro y otras sustancias orgánicas de considerable valor metabólico. Por otra parte, si se deja estancar el agua, los gusanos que mueran y los productos de excreción de los vivos liberan en la misma toxina que rápidamente matan a toda la población.

Otro de los problemas hasta ahora no planteados en el tubifex es que, evidentemente, un organismo no puede vivir sin alimentarse. Además, los organismos sencillos necesitan comer con una frecuencia mayor que los evolucionados, puesto que carecen de los sistemas de almacenamiento de nutrientes de estos últimos (como por ejemplo, el sistema de almacenamiento de grasas en los vertebrados). Quizá alguien ya haya pensado en ello pero ante las dificultades que le planteaba saber qué come el tubifex lo haya dejado por imposible, y, sin embargo, la solución es muy sencilla: si el tubifex habita los lugares en que se acumulan detritos orgánicos de toda clase, es fácil que tenga un amplio espectro de asimilación y pueda utilizar sin problemas muchas clases de alimento.

El resultado de lo expuesto hasta el momento es que después de adquirir el tubifex uno lo pone en agua corriente, por tanto limpia de toda clase de sustancias y espera que le dure tiempo, lo que es pedir realmente peras al olmo; los gusanos no duran más allá de 4 a 7 días y los últimos no pueden llamarse así más que por la forma.

Si ahora nos dedicamos a solucionar el problema el primer hecho que hemos de tener presente es cómo aumentar la producción de hemoglobina en el gusano. Fácilmente: limitándole el oxígeno y. puesto que éste es asimilado principalmente del agua, hay que rebajarle el nivel de agua. Un nivel de agua de medio centímetro es más que suficiente para mantener los gusanos y si éstos se agrupan en una bola sobresaliendo por encima de ese nivel, mejor. El problema del cambio de agua puede resolverse cambiándola de 2 a 4 veces diarias o ideando un sistema de goteo que no eleve el nivel por encima de ese medio centímetro, es decir, disponiendo un comedero plastico.

comedero del tuby

comedero del tuby

Queda por último el problema de la alimentación de los gusanos; tenemos a nuestra disposición una de las mejores dietas que podamos imaginar: la comida seca de los peces. Cualquiera de las existentes en el mercado es buena y si se utilizan los polvos finos adecuados para alevines pues mejor. De esta sencilla forma los gusanos duran el tiempo que uno desee; personalmente no me han durado más de 1 5-20 días… puesto que para entonces se los había dado todos a los peces.

Par otro lado, el tubifex puede guardarse en el congelador durante un tiempo (1 semana) y luego sacarlo para dárselo a los peces. Parece ser que no tiene ningún problema en retornar a la actividad después de la congelación. Sin embargo, no me es posible confirmar este proceso puesto que no lo he experimentado.

Una última palabra habría que decir antes de acabar: la dosis de tubifex ha de ser la justa para que los peces la devoren antes de que los gusanos se entierren en el suelo. Si sucede esto último no puede traernos más que problemas, puesto que el metabolismo de los gusanos acidifica el agua y las bacterias que vivan asociadas a ellos pueden liberar toxinas que resulten nocivas. Esto es un hecho a tener en cuenta más cuanto más pequeño sea el acuario.

Agradecemos a nuestros acuaristas,

Bressan, Luis A (Acuarista)[M-Ar] – Indicar la fuente

Un comentario

22 10 2013
Avalon Abrakadabra

En mi acuario se instalaron los tubifex en el fondo; no era una invasión, pero era fácil ver alguno entre la grava. Tenía una pareja de Corydoras Paleatus, y de lo contentas que se pusieron por esta circunstancia (de tanto en tanto los veías escarbando con fuerza en la grava) me criaron, en un acuario de 80L.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores

%d personas les gusta esto: